Plantas

Cuidados del cissus o ciso, una planta trepadora casi indestructible

Cuidados del cissus o ciso, una planta trepadora casi indestructible

Autor:

El ciso es una tradicional planta de porte trepador de rápido crecimiento. Es prácticamente indestructible y gracias a su rusticidad es una planta de interior que abunda en muchos hogares.

Origen: Australia

Luz: luminoso, nunca sol directo

Temperatura ideal: 13-18 ºC

Temperatura mínima: 3-7 ºC

Riego: pc. moderado; pd. dejar secar capa superficial entre riegos.

Fertilización: pc. cada 3 semanas; pd. cada 2 meses

Descripción del cissus

Sus tallos son finos y crecen con rapidez dando paso a nuevas hojas triobuladas de color verde brillante. Puntualmente aparecen los zarcillos, que son unas hojas modificadas que la planta utiliza para trepar sobre cualquier soporte.

Gracias a este porte delicado, pero seguro, podemos cultivar el ciso en un cesto colgante o en un tiesto donde previamente hayamos colocado una estructura. En poco tiempo cubrirá la estructura y creará un volumen denso de hojas verdes que aportarán frescor y elegancia.

Cuidados del cissus

Lo ideal es que el ciso esté colocado cerca de un punto con luz abundante, pero la rusticidad del ciso hace que pueda crecer y lucirse en rincones con poca luz dentro del hogar. El mayor enemigo del ciso es el exceso de agua, que provocará la caída masiva de las hojas maduras. Mantén el sustrato húmedo en verano y déjalo secar entre riego y riego durante el resto del año. Tolera los ambientes secos, por lo que no exige pulverizaciones regulares.

Consejos para el cultivo del cissus

Si cultivas el ciso en un cesto colgante te sorprenderá la rapidez con la que la planta va creciendo creando una gran bola de hoja, por lo que cogeremos varios de los tallos colgantes y los subiremos a la parte superior del cesto consiguiendo de esta forma recuperar el volumen esférico inicial.