Plantas

Filodendro bipinnatifidum

Filodendro bipinnatifidum

Autor:

Ficha de la planta Filodendro Bipinnatifidum con los cuidados y mantenimiento (riego, temperatura,...) para que crezca sana y fuerte.

Origen: Brasil

Luz: de luminoso a muy luminoso, nunca sol directo.

Temperatura ideal: 16-21 ºC

Temperatura mínima: 3-6 ºC

Riego: pc. moderado; pd. dejar secar capa superficial entre riegos.

Fertilización: pc. cada 3 semanas; pd.cada 2 meses.

Descripción

Los filodendros son plantas originarias del sotobosque húmedo de América tropical. La mayoría de los filodendros son trepadores y unos pocos son tipo mata, como el Philodendron bipinnatifidum, que crea un gran número de hojas en roseta desde un punto central, siendo éstas de gran tamaño y estando nervadas en su perímetro, lo cual le confiere un aspecto parecido a la costilla de Adán.

La mata generada por este filodendro adquiere una forma semiesférica de gran tamaño, por lo que requiere gran espacio para lucir todo su potencial. Con el tiempo puede desarrollar un tronco robusto y convertirse en un ejemplar arquitectónico de gran valor.

Las hojas pueden llegar a alcanzar los 80-90 cm de longitud y las características nervaduras perimetrales se agudizan según la planta alcanza la madurez. El filodendro de la foto es la variedad "Xanadu" y es una de las más espectaculares.

Cuidados

Al ser una planta de sotobosque deducimos que no tolera el sol directo. Le destinaremos un lugar con luz moderada, siempre protegida de la incidencia directa del sol. Es exigente en cuanto a humedad, por lo que mantendremos el sustrato continuamente húmedo durante la primavera y verano y reduciremos el riego durante el invierno.

No exige humedad ambiental pero agradece se rociada con agua puntualmente.

Consejos

Puede ser que si el filodendro no tiene luz tamizada por todo su contorno tienda a arquearse en busca de la luz, desequilibrando el porte y aspecto semiesférico propio de estas plantas de interior. Para evitar estos crecimientos descompensados, gira el tiesto periódicamente, con lo que nos aseguramos de que todas las partes de la planta reciban la misma cantidad de luz.

Abónala en primavera para mantener y potencia toda la lustrosidad propia del filodendro.