Plantas

Aeschynantus colgante

Aeschynantus colgante

Autor:

El Aeschynantus es una planta de interior de porte colgante, muy resistente y con doble interés decorativo. 

Origen: Sur del Pacífico

 Luz: Muy luminoso, algo de sol directo

Temperatura ideal: 16-25 ºC

 Temperatura mínima: 5-10 ºC 

Riego: pc. húmedo; pd. dejar secar capa superficial entre riegos

Fertilización: pc. cada 3 semanas; pd. cada dos meses.

Descripción

El Aeschynantus es una planta de interior de porte colgante, muy resistente y con doble interés decorativo, tanto por sus largos y colgantes tallos rodeados de hojas de tamaño medio, rígidas y de color verde intenso, como por sus flores rojas que aparecen en la coronación de los tallos. En cada inflorescencia aparecen varias flores rojas, como pequeñas trompetas, lo que le confiere a esta planta elegancia y seguridad.

Cuidados

Es una planta de interior de porte colgante que requiere entornos luminosos sin sol directo. Si se cultiva en un lugar excesivamente sombrío, con poca luz, puede ocurrir que la planta mantenga el verdor pero que no aparezcan nuevas flores. Por tanto, para potenciar una prolongada y abundante floración, la colocaremos cerca de una ventana.

Los riegos han de ser moderados, pero es exigente en cuanto a humedad ambiental, por lo que hay que pulverizar regularmente. La regaremos con agua tibia cuando veamos que la tierra se ha comenzado a secar, pero sin esperar a que se seque del todo.

Consejos

Esta planta, colocada sobre una estantería cercana a una ventana, puede lucir mucho, pero hemos de abonarla con abono líquido mezclado en el agua de riego. El abono de floración, además de potenciar el crecimiento de los tallos y hojas, hará que la floración del Aeschynantus sea mucho más intensa y colorista, duplicando por tanto su interés ornamental.