Plantas

Zamioculca, cómo cuidarla

Zamioculca, cómo cuidarla

Autor:

La zamioculca es una planta de interior muy resistente y poco exigente. A continuación puedes ver todos sus cuidados.

Nombre común: Zamioculca

N. científico: Zamioculca zamicifolia

Origen: África

Ubicación: Interior

Luz: de poco luminosos a muy luminoso

Temperatura: Ideal de 16-21ºC ; mínima 3 - 5ºC

Riego: pc. moderado; pd. dejar secar entre riegos la capa superior

Abono: pc. cada 3 semanas; pd. cada dos meses

Descripción de la zamioculca

Esta planta de interior originaria de África es muy resistente y poco exigente, esto, unido a sus porte atípico y moderno, hace que se convierta en una planta de interior indispensable para cualquier hogar. Sus hojas están compuestas por un tallo grueso y foliolos redondos también relativamente gruesos de color verde oscuro con un característico brillo propio de las zamioculcas. Sus raíces también son gruesas, y tanto las raíces como las hojas actúan como órganos de reserva de agua.

Cuidados de la zamioculca

Las zamioculcas no son muy exigentes en cuanto a la luz, y crecen bien incluso en aquellos lugares donde no hay mucha luz natural, pero con suficiente suplemento de luz artificial. Sin embargo, para potenciar un correcto desarrollo agradece una posición luminosa pero sin incidencia del sol directo. De esta forma conseguiremos que los nuevos brotes sean compactos y de color verde oscuro.

Los riegos han de ser moderados, dejando secar la tierra entre riego y riego. Durante el invierno es importante reducir los riegos, y al inicio de la primavera añadiremos abono líquido mensualmente al agua del riego. Tolera perfectamente los ambientes secos, por lo que no requiere pulverizaciones de follaje.

Consejos de la zamioculca

La zamioculca crea un sistema de raíces muy voluminosos, y si la planta está a gusto enseguida satura el volumen de tierra disponible en el tiesto. Por esta razón, cada dos años será necesario trasplantarla a un tiesto de mayor tamaño, lo que incidirá directamente en un mejor desarrollo de la planta.