Plantas

Aechmea o Bromelia Fasciata

Aechmea o Bromelia Fasciata

Autor:

La aechmea es un tipo de bromelia muy elegante gracias a una roseta de hojas duras y una inflorescencia de color rosado. 

Nombre común: Aechmea, piñuela, bromelia fasciata

Nombre científico: aechmea o bromelia fasciata

Origen: Brasil 

Luz: de luminoso a muy luminoso, nunca sol directo

Temperatura ideal: 22-27ºC 

Temperatura mínima: 9-13ºC 

Riego: pc. moderado; pd. mantener algo de agua en el depósito

Fertilización: pc. cada mes; pd. cada tres meses 

Descripción de la aechmea

El hábitat natural de esta curiosa y elegante planta se encuentra en el suelo de los bosques tropicales. La aechmea crea una roseta de hojas duras, cubiertas parcialmente por una pelusa blanquecina que le confiere una tonalidad grisácea. 

Las hojas se disponen ligeramente arqueadas y del centro de la roseta, cuando la planta tiene más de tres años, surge una inflorescencia de color rosáceo de donde aparecen puntualmente las verdaderas flores, pequeñas y azules, de corta vida. Sin embargo, la inflorescencia dura alrededor de dos meses, generando continuamente nuevas flores.

Es una planta resistente que no presenta problemas de cultivo. Debido al gran peso que adquiere la inflorescencia y para evitar la caída de la planta es aconsejable colocarla en un recipiente de barro cocido grueso. 

Cuidados de la aechmea

Requiere lugares luminosos pero no el exceso de sol directo. Cultivada con poca luz la planta tiende a no florecer y las hojas pierden la tonalidad grisácea que le aportan los pelos que la recubren.

La tierra la mantendremos siempre ligeramente húmeda, retirando los excedentes de agua del platillo. Es importante observar que la aechmea puede acumular agua en el depósito que se forma en el corazón de la roseta de donde surgen las hojas. Esta reserva natural de agua es imprescindible y nos aseguraremos de que siempre haya unos dos centímetros de agua en estos pequeños depósitos. 

Consejos para cuidar la aechmea

Tras la floración, la inflorescencia se marchita y veremos que poco a poco toda la planta tiende a secarse. No hay que preocuparse puesto que es el proceso natural de la aechmea, pero observaremos que de la base surgen dos o tres nuevos tallos de hojas. Cuando esto ocurra, hay que eliminar la flor y hojas secas, trasplantando la aechmea a un tiesto mayor y, eso sí, habrá que esperar unos tres años hasta que aparezca una nueva flor.