Plantas

Ginura u ortiga de terciopelo

Ginura u ortiga de terciopelo

Autor:

La ginura u ortiga de terciopelo es una pequeña planta de interior que destaca por el contraste de sus hojas en tono púrpura y verde oscuro.

Nombre común: Ginura, ortiga de terciopelo, planta de terciopelo, pasión púrpura

Nombre científico: Gynura "pasión púrpura"

Origen: híbrido

Luz:  muy luminoso, algo de sol directo

Temperatura ideal: 16-21ºC 

Temperatura mínima:4-7ºC 

Riego: pc. moderado; pd. dejar secar capa superficial entre riegos

Fertilización: pc. cada tres semanas; pd. cada dos meses 

Descripción de la ginura u ortiga de terciopelo

La ginura u ortiga de terciopelo es una pequeña planta de interior con porte rastrero que no supera los quince centímetros de altura. Posee unas hojas de color verde medio cubiertas totalmente por un denso vello de color morado. Los tallos, al igual que las hojas, están recubiertos por estos pelillos morados, siendo precisamente el color que aporta este vello el atractivo de esta planta. 

En primavera aparecen unas pequeñas e insignificantes flores amarillo anaranjadas que han de ser eliminadas, ya que carecen de interés y además desprenden mal olor. La iridiscencia del vello morado que cubre a la ginura hace que pueda cultivarse ella sola, pero también permite ser cultivada en asociación con otras plantas de mayor porte, cubriendo totalmente la base del tiesto. 

Cuidados de la ginura u ortiga de terciopelo

Para realzar la coloración intensa de los tallos exige entornos muy luminosos. Con poca luz, el color morado de los tallos tiende a apagarse perdiendo el atractivo innato de la ginura. Colócala cerca de una fuente de luz tamizada intensa

Los riegos serán moderados, dejando secar la tierra entre riego y riego y no requiere ser pulverizada, ya que el exceso de agua acumulada por el vello puede activar posibles ataques de hongos y, como consecuencia, pudriciones de hojas y tallo. 

Consejos para la ginura u ortiga de terciopelo

Si te ha cautivado la intensidad y brillo del color morado de la ginura y aciertas con su cultivo verás que la ginura tiende a extenderse quedando el centro de la planta despoblado de hojas y, por tanto, deslucido. Para potenciar la aparición de nuevos tallos en la base de la planta hay que podar tallos alargados, esquejando éstos y plantando los esquejes ya enraizados en el mismo recipiente. A mayor densidad de plantas mayor número de nuevos brotes y, por tanto, mayor será su atractivo. 

Fotografía: mpieracci / Foter / CC BY-NC-ND