Plantas

Aglaonema

Aglaonema

Autor:

La aglaonema es una planta originaria del sudeste asiático, donde crece a la sombra de bosques tupidos y oscuros. 

Nombre común: Aglaonema

Nombre científico: Aglaonema crispum

Origen: sudeste asiático

Luz: de poco luminoso a luminoso

Temperatura ideal: 16 -25ºC 

Temperatura mínima: 7 -10ºC 

Riego: pc. moderado; pd. dejar secar capa superficial entre riegos

Fertilización: pc. cada tres semanas; pd. cada dos meses 

Descripción 

La aglaonema se caracteriza por una gran resistencia para sobrevivir en lugares poco luminosos lo que ha hecho de la aglaonema adquiera un espacio importante como planta de interior resistente y fácil de cultivar. La mata de aglaonema está compuesta por varios individuos con tallos cortos de donde salen unas hojas de tamaño medio alargadas con distintos matices de color verde. 

Cada variedad existente crea un dibujo con tonalidades propias, donde los colores verde y verde grisáceo suelen ser los más habituales. Su resistencia a lugares poco luminosos se contrarresta con su delicadeza ante corrientes de aire frío. Evita por tanto las corrientes y lugares fríos. 

Cuidados 

La peculiaridad de la aglaonema es su resistencia a lugares poco luminosos, por lo que cualquier exposición, evitando siempre el sol directo, le irá bien. Es exigente en cuanto a la cantidad de agua, y al contrario que otras plantas resistentes, la aglaonema exige un sustrato siempre húmedo. Es una planta de interior, por tanto perfecta para aquellas personas que riegan las plantas en exceso. 

Consejos 

El que la aglaonema exija un sustrato siempre húmedo no implica que sea exigente en cuanto a humedad ambiental. De hecho, no es aconsejable pulverizarla, ya que las gotas de agua que quedarían en la hoja podrían dar paso a pequeñas manchas marrones irreparables en las hojas. Esta planta mejora de forma extraordinaria la calidad del aire de nuestros hogares, limpiándolo de toxinas y produciendo oxígeno puro.