Plantas

Cannabis sativa, cáñamo o marihuana

Cannabis sativa, cáñamo o marihuana

Autor:

El cannabis sativa, más conocida como marihuana o cáñamo, es una planta de cultivo exterior o interior conocida por sus propiedades psicoactivas, aunque el cultivo en algunos países es ilegal. 

Nombre común: cáñamo, marihuana

Nombre científico: Cannabis sativa

Origen: Himalaya, Asia

Familia: Cannabaceae

Ubicación: Interior, exterior

Floración: verano

Luz: Zonas muy luminosas 

Temperatura: 20-28ºC

Riego: Abundante, no tolera la sequía

Descripción

Dentro de los distintos tipos de marihuana o cáñamo el  cannabis sativa es el más común entre los cultivados en exterior. Se caracteriza por su gran tamaño, así como por un tallo más alto y porte más estrecho. La planta presenta tallos con hojas opuestas en las bases alternas en el resto y unas pequeñas flores que dependiendo del sexo serán más o menos ramificadas o compactas.

El cultivo del cannabis no está permitido en todo el mundo debido a sus propiedades psicoactivas, en concreto por la presencia del tetrahidrocannabinol (THC) y otras sustancias cannabinoides. En algunos países su consumo está permitido y cada vez se descubren más usos medicinales de esta sustancia como el tratamiento del glaucoma, asma, cáncer, migraña, insomnio, náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia anticancerosa, esclerosis múltiple, molestias ocasionadas por neuropatías periféricas y demás padecimientos neuromusculares.

Cuidados del cannabis sativa

Sembrada a principios de primavera, la marihuana requiere un riego constante puesto que no tolera la sequía. El estrés causado por un riego irregular podría causar su muerte. Por otro lado, esta planta tampoco tolera los encharcamientos, pues una cantidad excesiva de agua estancada puede producir la podredumbre de las raíces. Conclusión: agua si, pero con un buen drenaje. 

Respecto a la iluminación, prefiere los lugares soleados y con una temperatura entre los 20 y 28 ºC. También se puede cultivar en interior, pero necesitará un completo equipo de luces y ventilación adecuada para su completo desarrollo. Si las plantas crecen encorvadas es que la cantidad de luz es insuficiente. 

Abono del cannabis

Tres semanas después de la plantación comenzaremos el abonado de la planta, que será semanal durante la época de crecimiento y floración. Al principio deberemos usar un abono rico en nitrógeno y cuando nazcan las flores cambiaremos a uno con un mayor contenido de fósforo. La semana antes de la recolección es aconsejable dejar de abonar. 

Y estos son los cuidados del cannabis sativa, marihuana o cáñamo.