Plantas

Rosal mini o rosal de pitiminí

Rosal mini o rosal de pitiminí

Autor:

El rosal mini o rosal de pitiminí es una variedad enana del rosales, que se pueden cultivar tanto en exterior como en interior. 

Nombre común: Rosal mini, rosal de pitiminí

Ubicación: interior, evitando sol directo

Riego: abundante, dejando secar capa superficial entre riegos

Abono: añadir un fertilizante al agua de riego durante la floración

Plagas y enfermedades: araña roja, pulgón y oidio

Descripción del rosal mini

Los rosales mini o de pitiminí son perfectos para tener en el interior del hogar, pero requieren una labor de mantenimiento que no podemos descuidar. Para cultivar estos rosales tenemos que evitar la luz directa del sol y mantenerlos húmedos, pero no encharcados. Durante la floración hay que incluirles un abono en el agua de riego para estimular su desarrollo. 

Estos rosales en miniatura tienen unas hojas similares a algunas variedades de jardín, pero sus flores son pequeñas y normalmente reciben el nombre de pitiminí porque sus capullos están agrupados. El secreto de su cultivo es mantener una humedad ambiental alta y evitar el contacto directo con el agua en la base. 

La maceta se debe poner en una bandeja con piedrecillas o grava en el fondo que se mantendrán húmedos con un poco de agua, pero sin que esté en contacto con la maceta. Las hojas las podemos pulverizan cuando esté la calefacción puesta en invierno y las regaremos dejando que se seque la capa superficial entre riegos. 

En época de poda se puede reducir su altura a la mita e iremos quitando las flores marchitas después de cada floración. Respecto a las plagas se ven afectadas por la araña roja, el pulgón y el hongo oidio.  Si los tallos y las hojas están colgantes será falta de riego, y si no vuelve a desarrollar flores se puede estimular colocándolas a un lugar aireado y soleado.