Plantas

Hortensia de invierno

Hortensia de invierno

Autor:

La hortensia de invierno, o Bergenia crassifolia, es una planta muy interesante por su floración a finales de invierno y sus hojas siempre verdes. 

Nombre común: Hortensia de invierno, bergenia

Nombre científico: Bergenia crassifolia

Familia: Saxifragaceae

Origen: Norte de Asia

Ubicación: Exterior 

Luz: Semisombra

Temperatura: tolera el frío y las heladas

Riego: exigente, no soporta las sequías

Descripción de la hortensia de invierno

La hortensia de invierno es una planta de porte pequeño que mantiene unas grandes hojas verdes oscuras, muy brillantes, durante todo el año. A finales de invierno y comienzos de la primavera le salen unas flores de color rosa y forma de copa muy interesantes. Se utiliza habitualmente como planta tapizante bajo los árboles y en borduras de caminos o pasos, aunque también se puede cultivar en maceta. Posee un rizoma subterráneo gracias al cual se extiende por el terreno. 

Cuidados de la hortensia de invierno

La hortensia de invierno es poco exigente en cuanto a sus cuidados. Le gustan los suelos siempre húmedos y ricos en materia orgánica. Se sitúa habitualmente en semisombra, aunque si el suelo es muy húmedo tolera el sol directo. Los riegos deben ser frecuentes ya que no tolera la sequía. En cuanto a las temperaturas, soporta sin problemas temperaturas bajas. Tras la floración es conveniente cortar todos los tallos una vez las flores estén marchitas.  

Plagas y enfermedades, trasplante y multiplicación de la hortensia de invierno

En primavera se puede multiplicar la hortensia de invierno por división de mata seccionando el rizoma. También se puede realizar la división en otoño o primavera por esqueje de rizoma o por semillas en primavera. Las babosas y caracoles suelen ser sus peores enemigos.