Herramientas y accesorios

Hidrojardinera exterior

Hidrojardinera exterior

Autor:

En este vídeo de jardinería de Bricomanía os enseñamos cómo funcionan las hidrojardineras exterior. Una gran opción para controlar el riego de nuestras plantas.

Una forma muy sencilla de reducir la cantidad de riegos de las plantas, pudiendo incluso regarlas exclusivamente una vez a la semana, es utilizando hidrojardineras exterior, que no son iguales que las de interior.

Las jardineras de exterior llevan incorporado un drenaje por donde va a salir el agua, que marca la altura hasta la que se encuentra el depósito de agua. Cuando este depósito está lleno el agua saldrá por ese agujero. Se va a cubrir con una tapa con una esterilla responsable de ir transmitiendo el agua por capilaridad al sustrato.

Otra forma de adaptar cualquier jardinera de casa con un sistema de autorriego es comprando un kit de autorriego que venden en el mercado. Consiste en un depósito de agua, de 2 litros de capacidad, que se cubre con una tapa de la que sale un tubo en el que vamos a introducir un corcho que va a ser el chivato para indicar el volumen de agua que tengamos en el depósito según esté más arriba o más abajo. El depósito se coloca en el centro de cualquier jardinera. La altura del tubo es regulable pero se regula una vez que tengamos el contenedor cubierto con tierra.

Una vez hecha la plantación que queramos, en este caso unas surfinias, se saca la hidrojardinera al exterior y se riega el tiesto, añadiéndole un poco de abono al agua e introduciéndola por el hueco del tubo hasta que aparezca el chivato que nos indique que hay suficiente cantidad en la reserva. Se tapa y una vez a la semana se abrirá la tapa para comprobar si es necesario volver a regar. Y con este sistema de autorregado, os ahorraréis regar las plantas diariamente.