Herramientas y accesorios

Riego automático para jardines

Riego automático para jardines

Autor:

Un sistema de riego automático para jardines es la mejor forma de asegurar que nuestro jardín recibe el agua que necesita.

Si tenemos un jardín es interesante contar con un sistema de riego para jardines que incluso podemos construir nosotros mismos, a partir de unos tubos de polietileno, unos aspersores y varios elementos más.

Lo primero que debemos hacer es dibujar un plano del jardín en el que se vea el emplazamiento de la casa, árboles, zonas de paso, piscina, etc. De esta manera podremos planificar la ubicación de los aspersores y calcular el número de circuitos necesarios. Lo mejor a la hora de diseñar el circuito es seguir líneas y ángulos rectos para localizar las tuberías en caso de avería. También es conveniente que las distintas zonas de riego se solapen para que no queden zonas secas.

Lo mejor una vez instalado el circuito es no darle presión hasta pasado un día tras su instalación. Cuando comprobemos que el sistema funciona correctamente, cerraremos las zanjas.

El programador

Este deberá instalarse dentro de la casa o en lugar fácilmente accesible pero protegido. Debe estar conectado a la red a través de un transformador. Este uno de los elementos más caros de la instalación. Sirve para determinar los días y la hora en la que funcione el sistema de riego y la duración de cada ciclo.

Electroválvulas

Estas están conectadas al programador por unos cables que sirven para controlar cada uno de los circuitos. Estas se entierran en el suelo en arquetas de PVC, que las protegen y las mantienen accesibles en caso de avería.

Son llaves de paso que controlan el flujo de agua. Cuando reciben corriente del programador, se abren, permitiendo el paso del agua al circuito de riego. Cuando hay alguna avería permanecen cerradas.

Tuberías

Las tuberías se entierran en zanjas de 30 cm de profundidad. De esta manera se las protege de las heladas. Ademas es conveniente colocar encima una malla metálica o tejas para no perforarlas al cavar en el jardín.

Existen tuberías de riego en varios diámetros, así como todo tipo de piezas para unirlas. En general, se utilizan tuberías de 25 mm (o 3/4 pulgadas) para suministrar agua a las electroválvulas, y de 20 mm (o 1/2 pulgada) para los ramales secundarios.

Para cortar este tipo de material podemos utilizar una caja de ingletar y una sierra de metales para obtener cortes rectos y limpios. Para unir las piezas entre si es necesario utilizar un adhesivo especial para polietileno.

Difusores o aspersores

Los aspersores se enroscan directamente a una pieza en codo o en T que se pega a la tubería, así los podremos despegar fácilmente en caso de que se obturen o averíen.

Llave de paso

Conviene aislar el circuito de riego del resto de instalación de agua de la casa. Una llave de paso instalada al principio del circuito permitirá cerrarlo en caso de avería y así evitar que afecte al resto del suministro de la casa.

  • Herramientas
  • Caja de ingletar
  • Sierra de metales
  • Cortador especial polietileno
  • Adhesivo especial para polietileno
  • Materiales
  • Programador para sistemas de riego
  • Electroválvulas
  • Difusores o aspersores
  • Tuberias de polietileno
  • Llave de paso
  • Difusor

Gracias a este sistema de autorriego mantendremos nuestro césped sano y bien irrigado.