Herramientas y accesorios

Contenedores

Contenedores

Autor:

Un cultivo óptimo de las plantas del hogar requiere primero una correcta elección del contenedor o maceta donde las vamos a cultivar.

Un balcón o una terraza pueden convertirse en auténticos jardines en flor. Para poder cultivar todo tipo de plantas en estas zonas de la casa, primero tenemos que elegir los contenedores (jardineras y macetas); la elección la haremos en base a criterios funcionales y estéticos, seleccionando los colores y materiales que más acorde estén con la decoración de nuestra terraza o balcón.

También tenemos que procurar que estos recipientes sean lo más grande posible; pues cuanto mayor sea su volumen interior, mayor cantidad de sustrato podremos incluir y, por tanto, mejor se desarrollarán las plantas. Hay que tener presente que el crecimiento de una planta está directamente relacionado con el volumen de tierra disponible. Aparte de crecer más, las plantas florecerán y responderán mejor a situaciones de estrés como sequía, plagas, enfermedades... En el mercado, podemos encontrar macetas y jardineras de materiales diversos.

Consejos

Una vez seleccionado el recipiente adecuado, hay que asegurarse de que tiene un orificio en su base para que salga el agua (si la maceta no tiene orificio, se le practica uno). Sobre este agujero se colocan en el contenedor unos trozos de teja troceados para evitar la pérdida del substrato y asegurar de esta forma el correcto drenaje de la jardinera.

Las macetas y jardineras de barro, al ser éste un material poroso, ayudan a que la tierra se seque antes , por lo que hay que prestar mayor atención a los riegos. La evaporación del agua a través del barro refresca la tierra evitando que ésta se cueza. Además, estos recipientes de barro son muy estables, al ser pesados, y no se caen por golpes de viento. Las macetas de barro también son muy decorativas, y en la actualidad existen infinidad de modelos y tamaños; en sí mismas se han convertido en un objeto de decoración.

Los recipientes de plástico son más económicos y permiten una mayor retención del agua. Sin embargo, son muy ligeros, por lo que pueden ser arrollados por el viento, sobre todo cuando la tierra está seca; pero a diferencia de los de barro, son difíciles de romper. Las imitaciones de terracota en plástico también pueden resultar muy decorativas y difíciles de distinguir a primera vista.

Los recipientes metálicos aportan una estética muy moderna y encajan perfectamente con el diseño de terrazas y balcones más actuales.

Las hidrojardineras son jardineras de plástico que incluyen un pequeño depósito de agua en el fondo, qué suministra a la planta la cantidad de agua que esta requiere. Para asegurarnos de que en el depósito siempre hay suficiente agua, suelen disponer de un dispositivo aéreo que indica el contenido de agua del depósito. Con el fin de evitar la desecación de la tierra, hay que vigilar el nivel del agua, rellenando el depósito siempre que sea necesario. De vez en cuando, empaparemos bien la tierra de la hidrojardinera desde arriba, para que el agua siga ascendiendo desde el depósito homogéneamente.