Herramientas y accesorios

Consejos a la hora de elegir fundas para muebles de jardín

Consejos a la hora de elegir fundas para muebles de jardín

Autor:

Elige la funda más adecuada para proteger tus muebles de jardín o terraza y prolonga su vida útil. 

Desde la distribuidora de productos de jardinería y paisajismo Digebis nos aconsejan que a la hora de cuidar y proteger nuestros muebles de exterior es muy importante tener en cuenta de qué tipo de mueble se trata y dónde está ubicado. Dependiendo de estos factores, buscaremos el tipo de funda protectora que mejor llevará a cabo su función.

Recuerda que aunque guardes tus muebles en un cobertizo o garaje, siguen necesitando una protección adecuada debido a la humedad, la suciedad y el polvo. Puede que estos elementos no sean factores tan críticos como el agua o el hielo pero agreden y envejecen los muebles a largo plazo.

El material de la funda protectora es un elemento básico a tener en cuenta. Opta por fundas sintéticas, ya que las naturales se estropean antes y son porosas. Las fabricadas con poliéster o polietileno son más resistentes, impermeables y, además, reciclables. Fíjate también en las costuras del tejido y elige las que lleven pespuntes o costuras tipo tapping, y asegúrate que el tejido incorpore un tratamiento o tecnología antibacteriana, antifúngica y antialgas. Si por alguna razón cubres tus muebles con una funda plástica, asegúrate de que sea sólo una protección temporal, ya que a largo plazo no sería efectiva.

Otro elemento importante es el material con el que están fabricados los muebles de jardín. Si son de madera de teca, y aunque se trata de un material muy resistente, necesitarás una funda protectora para preservar su color original. Otra recomendación sería barnizarlos cada año con aceite de teca.

Los fabricados con aluminio o acero inoxidable pueden permanecer a la intemperie, ya que no se oxidan, sin embargo, es recomendable protegerlos en invierno, y sobre todo los tresillos de jardín, con una funda adecuada. Para su cuidado y limpieza solo necesitarás agua jabonosa. Por su parte, el mobiliario de resina lisa o trenzada es muy práctico por ser resistente a los rayos U.V, a la lluvia, hielo y a la decoloración.

No podemos olvidar que actualmente en el mercado existen fundas inteligentes a la vanguardia del diseño que cuentan con elementos para asegurar la protección y facilitar su uso. Por ejemplo, puedes adquirir fundas con sistemas de aireación, que evitan la condensación del aire y, por lo tanto, la aparición de hongos y moho, proporcionando aire seco y sano.

Por su parte, muchas marcas complementan sus fundas con cordones o bandas elásticas ofreciendo una protección eficaz, ya éstas se instalan y adaptan perfectamente al mobiliario fijándose y impidiendo que el viento las desplace. También han ido surgiendo complementos elevadores o los denominados sistemas Pop Up. Los primeros evitan la humedad por capilaridad, y los segundos, elevan la funda permitiendo que el aire circule y evitan el estancamiento de agua.

Otro complemento interesante son las asas, que facilitan la instalación y el ajuste de las fundas a los muebles, garantizando una protección perfecta, además de ayudar en el momento de retirarlas. Pensando en  las sombrillas o parasoles, incluso existen fundas con cremallera en toda su longitud que evita que nos tengamos que subir a una silla y corramos riesgos innecesarios a la hora de colocarla.

El mantenimiento de las fundas sintéticas es muy sencillo. Únicamente necesitarás lavarlas con agua y jabón neutro con la ayuda de una esponja o un paño suave tras su uso. Sécalas, dóblalas y ya estarán listas para el siguiente uso. ¿Sabías que las marcas más innovadoras incluso proporcionan una funda para resguardar la propia funda?