Huerta

Puesta a punto del huerto en primavera

Puesta a punto del huerto en primavera

Autor:

El huerto ornamental que se suele tener en el exterior, necesita unos cuidados y unas plantaciones concretas dependiendo de cada estación del año. En esta ocasión vamos a ver cómo realizar la puesta a punto del huerto en primavera.

Con la llegada de la primavera, tenemos que tener en cuenta los diferentes factores para el correcto mantenimiento de la huerta. En esta época vamos a plantar diferentes hortalizas, pero antes de realizar las plantaciones, tenemos que preparar la tierra.

Lo primero a realizar será incorporar un poco de mantillo a la tierra. El mantillo es una enmienda de materia orgánica que ayuda a mejor la estructura de la tierra del huerto. Gracias a ella, la tierra quedará más esponjosa y las raíces de las hortalizas crecerán mejor.

Después hay que realizar un correcto abonado. Si queremos disfrutar de productos naturales, necesitaremos utilizar un abono natural, perfecto para la agricultura ecológica. El siguiente paso será utilizar la mula mecánica o rotavator. De esta manera vamos a soltar la tierra y estará lista para las plantaciones.

En lo que van a ser los caminos de la huerta, se puede hacer un acolchado con paja (hierba seca), ya que de esta manera evitamos que crezcan las malas hierbas o hierbas no procedentes.

A la hora de realizar las plantaciones, lo más recomendado es hacer diferentes líneas (líneas de cultivo y líneas de pasillo) para poder después transitar sin ningún problema. Además tenemos que tener en cuenta la ubicación de la huerta, y colocar las diferentes hortalizas de manera que no entorpezcan las unas a las otras. En la zona situada más hacia el norte, colocaremos el cultivo de mayor envergadura para que este no le de la sombra al resto, como por ejemplo las judías verdes que pueden alcanzar hasta los dos metros.

En esta ocasión las hortalizas más recomendadas para plantar, y en orden de mayor a menor altura serán: las judías verdes, los tomates, los pimientos, los calabacines, los pepinos o las calabazas, y por último, en la zona más situada al sur, las lechugas y las cebolletas. A las judías verdes, habrá que colocarles unas cañas de bambú para que vayan creciendo y guiándose por ellas.

A la hora de plantar los tomates, tendremos que tener en cuenta que el tomate deberá tener un tallo central del que saldrán los diferentes hojas. Si entre el tallo principal y la hoja, sale algún tallo, habrá que podar esa tomatera para que pueda crecer mejor. De esta manera, realizaremos la poda de la tomatera: eliminaremos todos los tallos laterales. También pondremos cañas de bambú para guiar las tomateras.

En cuanto a los pimientos, como al principio necesitarán más calor, se puede hacer un mini-invernadero con varias botellas o recipientes de plástico. Los colocamos sobre ellos y creamos un invernadero. Con unos cuidados y un mantenimiento básico de la huerta, lograremos un gran huerto durante toda la primavera y verano.