Huerta

Cultivar rábanos picantes

Cultivar rábanos picantes

Autor:

En esta ocasión vamos a ver cómo cultivar rábano picante, un cultivo que requiere algo de atención, pero merece el esfuerzo por las atrevidas salsas y aderezos picantes que se pueden hacer con él. 

Plantado en el suelo, el rábano picante o rábano de caballo no tarda en convertirse en una planta invasiva, aunque la puedes domesticar cultivándola en maceta. Compra la raíz desnuda en primavera o, ya hacia finales de temporada, la planta joven. 

Plantar rábanos picantes en maceta

Para plantar las raíces, llena una maceta con compuesto universal, practícale unos agujeros hondos y verticales con un plantador y coloca ahí el fragmento de raíz madre de modo que la parte superior quede a unos 5 centímetros por debajo de la superficie del sustrato. En una maceta de 30cm puedes plantar hasta tres fragmentos de raíz. Cúbrelos con compuesto y riégalos bien. Con su follaje salpicado de blanco, la Amoracia rusticana es mucho más vistosa que las especies de hojas verdes comunes. 

Rejuvencer las plantas

Cuando las recolectes, en otoño, aprovecha para realizar una poda rejuvenecedora. Vuelca la maceta y conserva la mitad de la delgada raíz blanca y replanta la otra media en sustrato nuevo. Esto la revitalizará en primavera y producirá fronda de hojas nuevas. 

Conservación de las raíces

Es preferible utilizar el rábano picante fresco pero, si tienen un excedente, ata las raíces y consérvalas en una bandeja cubiertas de arena húmeda. Guarda la caja en un lugar fresco, oscuro y protegido de las heladas. También puedes pelar y rallar las raíces y secarlas  en el horno.