Huerta

Cómo cultivar sandía

Cómo cultivar sandía

Autor:

Vamos a ver cómo cultivar sandía, una fruta muy refrescante, que lo único que necesita para crecer es espacio. Además os daremos los trucos para cultivar la sandía sin estar pendientes de las plagas, que tanto le afectan. 

Nombre común: Sandía

Nombre científico: Citrullus lanatus

Origen: África

Familia: Cucurbitaceae

Cosecha: Verano

Fruto: Sandía

Ubicación: A pleno sol

Temperatura: 23 - 28ºC

Plantación:  2m2 por planta

Tipo de suelo: bien drenado y rico en materia orgánica

Riego: a principio, a diario. Después, dejar secar capa superficial. 

Cultivo de la sandía 

La sandía es una fruta originaria de África, por ello requiere un clima cálido para su cultivo y no se da en climas fríos. Normalmente, se cultiva a través de injertos en otras plantas, como la calabaza, ya que es muy propensa al ataque de Fusarium, un hongo que ataca a las hortalizas y que es menos probable en calabazas. 

Las hojas de la planta de la sandía son muy ásperas al tacto. La sandía se cultiva como planta rastrera, ya que los frutos son muy pesados, y requiere un espacio aproximado de 2mpor planta. Sin embargo, también podremos plantarlas en macetas grandes. Existen muchas variedades de sandías, que se diferencian por las pepitas, el color de la piel o el color de la pulpa. Es una fruta rica en agua y baja en calorías, ideal para el verano. 

Abonado, poda y reproducción

El cultivo de la sandía requiere un abonado con materia orgánica hasta que los frutos comiencen a desarrollarse. La sandia no requiere ningún tipo de poda y la reproducción se realiza mediante semillas que, más tarde, deberemos injertar en otra planta como, por ejemplo, la calabaza. 

Por otro lado, es recomendable cubrir el suelo con una capa de acolchado o mulch, de manera que conseguimos aumentar la temperatura del suelo, disminuir la evaporación de agua e impedir la aparición de hierbas adventicias. Todo ello tiene como consecuencia la mejora de la sandia, que podemos cosechar entre dos y dos meses y medio después de la siembra