Jardín

Parterre de plantas vivaces de floración amarilla

Parterre de plantas vivaces de floración amarilla

Autor:

Vamos a analizar un parterre de plantas vivaces que tenemos en el jardín que se caracteriza por el color amarillo de la floración de todas ellas.

A la hora de diseñar y componer un jardín, uno de los aspectos a tener en cuenta puede ser el color de la floración de las plantas. En el ejemplo que veremos a continuación, podemos observar cómo se puede crear un bonito parterre de plantas vivaces que tienen en común el color amarillo de su floración.

En el parterre de vivaces que vamos a analizar podemos encontrar diferentes plantas, pero entre ellas, la protagonista de esta zona será la Phlomis russeliana. Lo vemos de manera más detallada a continuación.

Plantas vivaces de floración amarilla para un parterre

Phlomis russelianaPhlomis russeliana
Esta planta vivaz es la protagonista del parterre. Lo más llamativo es la inflorescencia que tiene con un tallo vertical. En este tallo las flores aparecen en diferentes cápsulas creando unas esferas muy llamativas. Una vez termina la floración, la estructura del tallo con esas pequeñas partes esféricas se mantiene, y en invierno los tallos flores secos son un atractivo más de esta planta.

Lirio de un díaHemerocallis “stella de oro”
También conocida por “Lirio de un día” es una planta procedente de México. Tal y como hace referencia el nombre común, la flor solamente dura abierta un día, y una vez pasado ese día se cierra. Pero al tener un buen número de capullos, da la sensación de estar continuamente floreciendo. Además, la flor es comestible y su floración tiene dos momentos, a principios de verano y a finales.

Alchemilla mollisAlchemilla mollis
Si observamos bien esta planta vivaz, nos llamarán la atención tono amarillo-verde-lima y las hojas peludas. Las flores van adquiriendo tonalidades amarillas, naranjas y verdes y es una planta que encaja ala perfección en este parterre.

Lupinus chandelierLupinus chandelier
Lo más llamativo del Lupinus es que al tener un tallo muy vertical y las flores en el propio tallo, estas últimas sobresalen en el parterre dando color y alegría a la composición.