Jardín

Rosales mutabilis en el jardín

Rosales mutabilis en el jardín

Autor:

Vamos a ver una zona del jardín que está compuesta por dos variedades de rosales mutabilis. Se tratan de unos rosales con flores que cambian de color.

Existen muchas variedades de rosales y cada variedad tiene su propio atractivo. Algunas plantas destacan por el color de sus hojas, otras por ser trepadoras y otras por el tipo de flor que tienen. En esta ocasión, nos centraremos en ver dos variedades de rosales mutabilis, que llaman la atención por sus flores.

Los rosales mutabilis son variedades que se caracterizan por tener flores que mutan de color. Es decir, las flores de estos rosales empiezan siendo de un color, y finalmente acaban siendo de otro diferente pero armónico. Además generalmente son plantas con flores sencillas y muy florecientes.

El proceso de floración de estos rosales es lo que hace que las flores vayan cambiando de color. Cuando las flores son todavía capullos tienen un color y a medida que la flor se va abriendo, este color va cambiando. Finalmente, a medida que los pétalos empiezan a madurar, el color vuelve a cambiar. El resultado de todo este proceso es la composición que se genera, ya que no hay ningún color predominante al tener flores en diferentes momentos de floración.

Las dos variedades que podemos observar en este jardín son el rosal Eclat de rire y el rosal Bet Figueras. El nombre de esta última variedad proviene por la afición a los rosales que tenía una conocida paisajista. Bet Figueras participaba como jurado en el concurso de rosas que se celebra anualmente en Barcelona, y en su honor, se le puso ese nombre a una variedad de rosal mutabilis.

Para combinar ambas variedades de rosal en el jardín se han colocado junto a ellas unas variedades de gramíneas y diferentes tritomas. De esta manera, gracias al colorido de las flores de los rosales y a la composición general, se logra una zona de jardín alegre y llena de vida.