Plantas

Explosión de pinchos

Explosión de pinchos

Autor:

En esta ocasión hablamos de plantas que son una auténtica explosión de pinchos. ¡No te las pierdas!

El puntiagudo y vibrante follaje de estas plantas resultan llamativas a pesar de que no producen ningún tipo de flor. Las plantas individuales pueden constituir una fantástica escultura viva y, mezclada con otras, de formas arquitectónicas, crean conjuntos fascinantes de texturas, formas y colores contrastados.

Lino de Nueva Zelanda (Phormium)

Planta fácil de cultivar, con llamativas hojas lanceoladas que constituyen coloridos puntos focales cuando se planta en contenedores altos. Para prosperar, estas plantas perennes necesitan un buen drenaje, un sustrato que retenga nutrientes, un lugar soleado y riego regular, especialmente en los veranos calurosos y secos. Aplicar un abono granulado de liberación lenta al final de la primavera. Pese a que la mayoría son resistentes a temperaturas de -5º, los inviernos duros habrá que protegerlas con plástico de burbujas y cubirlas con fibra de lana de horticultura.

Variedades y cuidados del follaje

Las variedades de formios relacionados con el Phormium, tienen un follaje en cascada mientras que el de las P.Tenax es más tieso. La P. "Platt's Black" tiene hojas violeta oscuro, la P. "Jester" produce hojas rosas con los bordes verdes, y el follaje de la P. "Pink Panther" presenta bordes rojos con rayas rosas.

Para mantener lustroso el follaje del formio elimina las hojas muertas o marchitas, así como las que, en la base de la planta, se van estropeando. Las hojas delgadas son fáciles de eliminar con una tijera de podar pero las partes más gruesas requieren un cuchillo de jardinero bien afilado. Manten el sustrato húmedo y evita encharcar la planta los días muy soleados y calurosos, porque podrías agostar el follaje.

Cordilina (Cordyline australis)

La cordilina es un estupendo punto focal con su erguida roseta de hojas arponadas. Resistentes y fáciles de cultivar, se defienden bien del salitre en los jardines cercanos al mar y se ponen espléndidas a pleno sol. Las hay en muchos colores, todas prosperan bien en macetas durante los primeros años, pero crecen rápido, por lo que habrá que replantarlas en un jardín pues se estropean si sus raíces están comprimidas. Colócalas en una zona luminosa en invierno, alejada de las heladas.

La cordina produce un tronco desnudo que se puede camuflar situando pequeñas plantas en su base. Por ejemplo, la aureola naranja de la Agastache suaviza las esculturales hojas de la cordilina junto con las flores púrpura y el follaje gris plateado de la lavanda.

Yuca (Yucca filamentosa)

Este arbusto perenne con una roseta de hojas tiesas con forma de espada ornamentará un rincón soleado del jardín, el patio o un balcón bien orientado durante todo el año. A principios de verano aparecen unas flores colgantes de color crema en lo alto de sus tallos. Además se la elegancia que posee de por sí, su silueta estructural crea bellas composiciones combinada con otras plantas también puntiagudas como el agave y la cordilina en un arreglo veraniego.

Cuidados de la Yuca

Mantenga su buen aspecto regándolas con regularidad y abonándolas mensualmente durante el crecimiento con fertilizante líquido. Elimina las hojas muertas, estropeadas o marchitas de la base de la planta y corte los tallos tan pronto como las flores se marchiten. Existen muchas variedades de yuca; las hay resistentes, pero otras deben pasar el invierno en el interior o en rincones resguardados.