Plantas

Cómo proteger los cítricos del frío

Cómo proteger los cítricos del frío

Autor:

En esta ocasión vamos a ver cómo proteger los cítricos del frío, unos consejos imprescindibles para aquellos jardineros que vivan en lugares donde las temperaturas bajan de los cero grados en invierno.  

Si en vuestro jardín tenéis plantas, arbustos o árboles sensibles a las heladas vais a tener que protegerla del frío antes de que lleguen las primeras heladas. Lo primero que tenemos que hacer es cerciorarnos de que la planta tiene un cepellón lo suficientemente grande y, en caso de que no sea así, lo trasplantaremos a una maceta más grande. El sustrato protege las raíces y evita que se dañen con la helada. 

Una vez que hemos trasplantado el cítrico, si vemos que las hojas tienen un amarilleamiento por falta de nitrógeno, tenemos que añadir un abono líquido con guano al agua de riego  que nos asegura un abonado natural a los cítricos. Para evitar que las bajas temperaturas puedan dañar el follaje de los cítricos vamos a cubrir los cítricos con unas mantas térmicas.

Extendemos la malla sobre las plantas y nos aseguramos de que las vamos agarrando en la base. La malla es mejor que el plástico, ya que este material no crea unas condiciones de humedad excesivamente altas. Una vez que desaparezca el riesgo de heladas tendremos que retirar la malla.