Plantas

Cuidados de la mimosa

Cuidados de la mimosa

Autor:

Cuidados de la mimosa. A continuación veremos de manera detallada los cuidados básicos de las mimosas.

La mimosa es un árbol de crecimiento rápido que en cuanto está acabando el invierno y comienza la primavera, podemos ver cómo empieza a florecer. Lo más característico de la mimosa son sus flores de color amarillo intenso en forma de esfera. Además, como es un árbol que puede llegar a alcanzar los 15 metros de altura, se convierte en un árbol llamativo cuando está en plena floración. Destaca también que es un árbol de hoja persistente.

Cuidados de la mimosaSi nos centramos en las flores de la mimosa, podremos observar que tiene unas flores preciosas. Además de la forma esfera perfecta en color amarillo intenso, las flores de la mimosa también tienen un aroma embriagador.

Por otro lado, hay que destacar que uno de los
problemas que tiene la mimosa está relacionado con su crecimiento. Por lo general, el crecimiento de los árboles suele ser de la siguiente manera: primero crecen las raíces y a medida que estas van creciendo, también van creciendo las ramas pero no al mismo ritmo. Es decir, si por ejemplo las raíces crecen dos metros, las ramas crecerán un metro.

En el caso de las mimosas, el crecimiento radicular (crecimiento de las raíces) va parejo al crecimiento aéreo (crecimiento de las ramas). Entonces la parte aérea tiene una ramificación un tanto débil, y pueden partirse por la mitad después de un temporal. Para evitar esto se recomienda podar progresivamente la mimosa para que así las ramas no crezcan tan rápido y estas ramas tengan más fuerza. La poda de la mimosa se deberá realizar después de la floración y siempre en las ramas que tengan hojas de color verde.

Por otro lado, hay que destacar que la mimosa puede llegar a expandirse mucho por raíces. Ya que a la hora de reproducirse, se puede realizar bien por semillas o por raíces, apareciendo nuevos brotes. En zonas atlánticas secas como toda la costa de Portugal se extiende de una forma impresionante. Por eso, en este país por ejemplo, la mimosa es un árbol no deseado. Por ello, hay que tener cuidado en este tipo de zonas ya que la mimosa puede convertirse en invasora.