Plantas

Plagas y enfermedades de plantas en primavera y verano

Plagas y enfermedades de plantas en primavera y verano

Autor:

Hemos reunido unas cuantas hojas para aprender a identificar plagas y enfermedades de plantas en primavera y verano, de forma que podamos identificarlas y actuar rápidamente.

Plagas y enfermedades más comunes

PulgónEl pulgón
Se trata de una de las plagas más comunes, unos insectos que pueden ser verdes, negros o amarillos. Suelta una melaza pringosa en el envés de la hoja y normalmente se sitúa en los capullos de las flores. Frenan el crecimiento y evitan la floración. Se pueden quitar fácilmente con insecticidas o remedios caseros como los que os mostramos aquí.

La lepra del melocotonero
Se trata de un hongo que ataca mucho y va formando ampollas rojizas a través de toda la hoja. Se puede evitar si no regamos las hojas por encima o provocamos demasiada humedad cerca de nuestras plantas. Se previene con un fungicida.

CochinillaCochinillaLa cochinilla es una plaga común que chupa la savia con una capa cerosa que ataca a los cactus, las suculentas y plantas de interior. Provoca malformaciones de la hoja y el tallo, pero se puede erradicar rápidamente con una solución de limón y detergente. Si no se retira a tiempo, puede provocar la aparición de un hongo llamado negrilla.

Mordeduras de insectos
Contra las mordeduras, como los de los saltamontes o caracoles, no se puede hacer gran cosa. Sin embargo, existen trampas para evitar que los caracoles, babosas y roedores ataquen las plantas. 

Clorosis férricasClorosis férrica
Uno de los problemas con los que nos podemos encontrar a la hora de cultivar plantas de tierra ácida (plantas acidófilas) como los rododendros, las azaleas, las camelias o las hortensias es la clorosis férrica. Todas estas plantas requieren un sustrato de pH ácido o de lo contrario no podrán absorver el hierro presente en la tierra. Es decir la absorción de hierro se bloqueará.

Oidio
El oidio es un hongo que se posa en la hoja y acaba matándola, debilitando completamente la planta. Suele prosperar cuando las temperaturas son altas y el clima seco. Las hojas presentan unas manchas blancas con un pequeño fieltro, es el polvillo típico del oidio que ataca especialmente a los rosales o al bonetero o ebonidus. Se previene con un fungicida.