Plantas

Cuidados del Agapanthus africanus en verano

Cuidados del Agapanthus africanus en verano

Autor:

Conoce qué cuidados y mantenimiento debe tener el Agapanthus africanus durante los meses de verano.

El Agapanthus africanus es una planta de origen africano, también es conocido como Agapanto, Flor del amor, Lirio africano o Corona del rey.

Esta planta de hojas de un verde intenso muy compactas y unos tallos para las flores que pueden llegar a medir el metro y medio.

La floración siempre se realiza durante los meses de verano. Sus flores, son de color azul intenso y también blanco. Estas flores, en realidad son agrupaciones de entre 20 y 30 flores más pequeñas.

Es en verano cuando este tipo de plantas requiere de un riego abundante para que la planta no se seque y las flores luzcan en su máximo esplendor. Eso si, aunque necesitan de riego abundante es importante que el suelo drene bien, así evitaremos que las hojas amarilleen. La necesidad de agua es la que hace que el Agapanthus africanus se cultive cerca de estanques o lagos.

Además del riego, es importante el abonado para que la planta tenga los nutrientes necesarios que den la mayor floración posible. Es por eso que necesario abonar la planta en los meses de verano, que es el periodo de floración, cada dos o tres semanas.

La reproducción del Agapanthus africanus es mediante división de rizomas. Estas divisiones es mejor realizarlas en primavera o en otoño ya que en verano la planta está en plena floración.

En cuanto a las plagas, no es una planta que sufra de ataques o plagas, si bien puede aparecer presencia de caracoles.

En definitiva, el Agapanthus africanus es una planta que no requiere de muchos cuidados, es agradecida y embellece cualquier zona, ya sea en maceta o en el jardín. Incluso es muy utilizada para arreglos florales.

Con estos pequeños consejos, podrás disfrutar en verano de una planta de colores vivos que florecerá durante todo el verano.

Importante:

Eso si, recuerda, el Agapanthus africanus, es una planta tóxica, si se ingieren sus hojas pueden provocar vómitos y diarrea, y su savia al contacto con la piel, inflamación y dermatitis. En caso de irritación limpia bien la zona afectada con agua y jabón.