Plantas

5 curiosidades sobre los girasoles

5 curiosidades sobre los girasoles

Autor:

A continuación te contamos cinco curiosidades sobre los girasoles que quizás no sabías y te damos unos consejos rápidos para cuidar los ramos de girasoles.

En ocasiones anteriores hemos hablado sobre los cuidados que debes seguir si quieres disfrutar de los girasoles en tu jardín. Hoy, sin embargo, te traemos algunas curiosidades sobre la planta reina del verano.

1. Al dejar de crecer, dejan de girar.

Todo el mundo sabe que los girasoles, cada mañana, comienzan a girar siguiendo la ruta al oeste del sol. Sin embargo, recientes estudios han demostrado que una vez las flores maduran, los girasoles van frenando su movimiento diario hasta quedarse fijas mirando al este.

2. Proceden de América

Los girasoles son originarios del continente americano y, de hecho, los nativos Americanos se comían las semillas de girasol con alubias, maíz y calabaza. Llegaron a Europa a principios del siglo XVI.

3. No todos los girasoles son amarillos

Aunque la mayoría de los girasoles que vemos son amarillos, no es el único color en el que podemos encontrarlos. Es más, hoy en día se comercializan girasoles en colores como el naranja, el marrón, el color crema o el rojo oscuro.

4. Ni todos tienen el mismo tamaño

Al igual que con el color, también hay mucha variedad en la forma: hay girasoles con flores grandes o pequeñas, con una sola fila de pétalos o con múltiples anillos de pétalos. Además, los horticultores están trabajando en una próxima generación de girasoles con la cabeza recta para su uso en decoración.

5. Simboliza sol y amor

El girasol a menudo se simboliza con el sol y el amor. En la mitología griega, la ninfa Clitia cayó enamorada de la cabeza a los pies del dios del sol: Helios. Y aunque Clitia era muy bella, él no correspondió a su amor. Como resultado a Clitia se le partió el corazón y murió transformándose en un girasol que sigue constantemente al sol con el fin de ser capaz de ver a su enamorado.

Y si queremos tener en casa ramos de girasoles.

• Utiliza siempre un florero con agua atemperada a la temperatura de la habitación.

• Añade vitaminas para flor cortada al agua para que dure más tiempo.

• Corta el tallo siempre en diagonal con tijeras o cuchillos de podar siempre limpios.

•Asegúrate de que las hojas no toquen el agua.

•No coloques el florero con los girasoles a pleno sol, cerca de fuente de calor o corrientes de aire.

Cambia el agua del florero con regularidad porque los girasoles requieren mucha agua y se quedará vacío mucho más rápido de lo que piensas.

• No coloques los girasoles cerca de un frutero puesto que los gases que emite la fruta hace que se marchiten las flores más rápido.

Fuente: http://www.flowercouncil.co.uk/