Plantación y trasplantes

Plantación de flor de temporada en tonos blancos

Plantación de flor de temporada en tonos blancos

Autor:

Vamos a realizar una plantación de flor de temporada en tonos blancos. En concreto vamos a plantar unas alegría sy unas begonias de color blanco.

Cuando construimos este pequeño cenador, plantamos principalmente plantas de follaje verde permanente y enredaderas que florecen en tonos blancos. En este trabajo de jardinería lo que vamos a hacer es completar el entorno con la plantación de flores de temporada, como alegrías y begonias, todas ellas con una característica común: el color blanco. 

Un dato a tener muy en cuenta: por sus características deberéis colocar las alegrías en la zona sombría del cenador y las begonias en la soleada. De esta manera favoreceréis su perfecto desarrollo.

Paso a paso para plantar flores de temporada en tonos blancos

Paso 1
Antes de empezar a plantar tendremos que preparar la tierra. Quitaremos toda las plantas viejas, aportaremos un poco de sustrato y abonaremos con un producto específico de floración: las plantas que vamos a poner son de flor y agradecerán este abono que potencia una mayor y más larga floración.

Paso 2
Una vez abonada la tierra, colocaremos primero las plantas estructurales que son las que desarrollarán mayor volumen. Nosotros hemos elegido unas Nemesias, con flores muy bonitas, para que adornen el fondo del parterre.

Paso 3
Alrededor de las Nemesias hemos plantado Alegrías de la Casa, de flor blanca, y para cubrir la pequeña contención de madera de la parte frontal colocaremos Lobelias, también de flor blanca. Ésta es una planta de porte colgante y, por tanto, irá cubriendo todo el frente de tonos blancos.

Paso 4
En el otro rincón del cenador hemos creado una composición con plantas que van a aguantar mejor el sol: las Begonias Siempre Flor con hoja en tonos rojizos y flor blanca y un Incienso, una planta muy olorosa con un porte ligeramente colgante.

Paso 5
Para acabar esta plantación en tonos blancos, tenemos dos maceteros que van a marcar la entrada al cenador. Después de aportar a la tierra de los maceteros un poco de abono específico para la floración, elaboraremos una composición, también en tonos blancos, con una planta vertical, la Dalia.

Paso 6
La flor de la Dalia desaparece en invierno pero el bulbo queda bajo tierra, así que el año próximo volverá a florecer.

Paso 7
En la parte central vamos a poner, por una parte, un Helicrisum de follaje en tonos grises y porte colgante y por otra, una planta de Incienso con hojas matizadas en verde y blanco.

Paso 8
Terminada la plantación en tonos blancos sólo nos queda regar abundantemente para que las plantas arraiguen y empiecen a desarrollarse.