Plantación y trasplantes

Plantación de Aster

Plantación de Aster

Autor:

La mayoría de las plantas florecen en primavera o en verano; el otoño, en cambio, lo solemos asociar con el cambio de color en el follaje de los árboles. Pero también hay plantas que florecen en otoño. Los Aster también pueden adornar los jardines durante el otoño y, precisamente de ellos, nos vamos ocupar, paso a paso en esta tarea de Jardinería.

Paso a paso

Paso 1
Hay distintos tipos de Aster. Los más comunes en flor cortada suelen ser los de flor sencilla, con una sola corona de pétalos, y que se utilizan para hacer composiciones florales. En jardinería, las variedades más fáciles de encontrar son las de flor compuesta, es decir, sus flores presentan varias coronas o anillos de pétalos. Podemos encontrar Aster de diferentes colores, pero los más comunes son los de la gama de los lilas y morados. Como caso excepcional tenemos los de color blanco.

Paso 2
Además de distintos colores, también tenemos diferentes variedades de Aster que se identifican por el tamaño que alcanzan, en definitiva: por lo que van a crecer. Por un lado encontramos los Aster enanos que resultan perfectos para plantar al frente de las borduras, y por otro, los Aster de mayor porte, que pueden llegar al 1,20 m de altura.

Paso 3
Los Aster son plantas vivaces, lo que significa que una vez pasada la floración, tendremos que cortar los pedúnculos florales. Una vez que la planta ha perdido la flor, cortamos todos los tallos. Quedarán unos pequeños brotes que asegurarán que la planta siga viviendo año tras año. Para reproducirla haremos una división de mata: cortaremos la mata en varios trozos con un cuchillo, obteniendo hojas y raíces. Es importante dividir la mata de los Aster, como la de cualquier planta vivaz, cada tres años ya que de esta forma rejuveneceremos la planta.

Paso 4
Los planteles que hayamos obtenido los tendremos que trasplantar a unos tiestos con un buen substrato de calidad; cuando arraiguen las podremos plantar en el jardín. No olvidéis entutorar los Aster altos, ya que la flor se suele caer. Un problema típico de los aster es el oidio, un hongo que cubrirá las hojas como si fuera una pelusa blanquecina. Para evitarlo os aconsejamos utilizar un tratamiento preventivo específico. Los Aster, con su colorido tan especial, serán la luz característica del otoño, así que os animamos a que los coloquéis en vuestros jardines.

Tags relacionados plantacion aster