Plantación y trasplantes

Plantación de bulbos

Plantación de bulbos

Autor:

Las bulbosas son un amplio grupo de plantas herbáceas y perennes caracterizadas por vivir a expensas de un órgano subterráneo que sirve de reserva de nutrientes.

Durante los meses más desfavorables (según la especie, en verano o en invierno) estas plantas pierden su parte aérea y permanecen en reposo gracias al tallo que se conserva bajo tierra hasta que llega la época propicia y crece una nueva planta. Según la forma y el tamaño este órgano subterráneo se denomina bulbo, rizoma o tubérculo.

A la hora de plantar bulbosas lo primero que hay que tener en cuenta es la época que le corresponde a cada grupo de especies.

- Las bulbosas que florecen en primavera se plantan durante el otoño, en los meses de octubre y noviembre. Es el caso del jacinto, el lirio, el narciso, el tulipán y la azucena amarilla, entre otras.

- Las bulbosas que florecen en verano-otoño se plantan en primavera, de marzo a mayo. La azucena rosa, la dalia, el ciclamen, el gladiolo y el nardo, por ejemplo, forman parte de este grupo.

Otro factor importante es el sustrato, la textura de la tierra donde se van a plantar los bulbos, tubérculos o rizomas. Debe ser una tierra con un buen drenaje, para que no se produzcan encharcamientos que acabarían por pudrirlos. Por lo tanto, hay que evitar las tierras arcillosas y optar por una con textura franco arenosa. Al elegir el lugar de plantación o la ubicación de las plantas ten en cuenta que lo mejor para su crecimiento es un sitio soleado.

En cuanto a las herramientas, para plantar los bulbos necesitarás una pala de mano o un plantador de bulbos, además de una azada para remover la tierra.

Después de tener claro las variedades que se van a plantar y un buen terreno donde realizar la plantación, seguiremos estos sencillos pasos.

Consejo:

Si lo deseas puedes incorporar abono orgánico después de labrar la tierra. No es necesario porque los bulbos ya contienen los nutrientes que necesita la planta para volver a crecer pero ayudará a la floración y mejorará el estado de la tierra.

Paso a paso

Paso 1
Asegúrate de comprar bulbos, rizomas y tubérculos en buen estado. Deben estar duros y tener un aspecto saludable, sin agujeros y sin golpes. Compruébalo presionando la base del bulbo ligeramente con los dedos, si se hunde descártalo.

Paso 2
Si piensas plantarlas en el jardín, labra el terreno utilizando la azada para soltar la tierra y que quede mullida. Para plantarlas en jardinera puedes hacerlo directamente con las manos.

Paso 3
Cuida la distancia entre los bulbos. Ésta varía entre los 5 y los 20 centímetros y depende del tamaño de cada especie. Los bulbos de los jacintos y los narcisos, por ejemplo, son pequeños y se plantan a unos 10 centímetros de distancia.

Paso 4
También hay que tener en cuenta la profundidad. Esto dependerá de la especie a plantar y suele venir indicado en la etiqueta. Por lo general debe plantarse a una profundidad del doble de su tamaño. El punto de brotación, por donde sale la planta, debe quedar siempre hacia arriba.

Paso 5
Por último, sólo queda regarlas después de haberlas cubierto. Hazlo con moderación, pero sin encharcar el sustrato.

Además
La pgina de Hogarutil que buscas no existe Parece que algo ha fallado Prueba de nuevo a cargar la pgina :-)