Plantación y trasplantes

Trasplantar y plantar una zamioculca

Trasplantar y plantar una zamioculca

Autor:

En esta ocasión os mostramos cómo realizar el trasplante de una zamioculca, una planta muy resistente y fácil de cultivar.

En el mercado existe una gran variedad de plantas y, entre ellas, existen algunas muy resistentes y fáciles de cultivar. Dentro de este grupo encontramos la zamioculca, una de las más apreciadas, de la que os mostramos cómo hacer su trasplante a un recipiente mayor. Para realizar eltrasplante y la plantación de la zamioculcanecesitaremos un recipiente o contenedor de barro, drenaje (arcilla expandida) y sustrato universal.

Comenzaremos introduciendo la arcilla expandida en el recipiente de barro y después el sustrato. Si a al hora de realizar el trasplante nos encontramos con el recipiente deformado, significará que las raíces son muy gruesas y que se han expandido hasta tal punto que será imposible desprender el recipiente. En este caso habrá que romperlo con mucho cuidado para no estropear ninguna raíz. Para finalizar, introducimos la planta en el contenedor e incorporaremos un poco más de sustrato.

A medida que la planta vaya creciendo habrá que ir trasplantándola a contenedores más grandes. Además una vez al mes habrá que añadir al agua de riego un poco de abono para ayudar a su crecimiento. La zamioculca es una planta realmente resistente y no necesita demasiados riegos. Las raíces de esta planta tienen como unas pequeñas cápsulas que son raíces engrosadas, y la planta tiende a acumular una reserva de agua en ellas. Tampoco necesita demasiada luz y en sitios poco iluminados como los patios o portales puede llegar a crecer perfectamente.