Plantación y trasplantes

Consejos para trasplantar y reproducir un jazmín

Consejos para trasplantar y reproducir un jazmín

Autor:

En una jardinera de exterior vamos a trasplantar y reproducir un jazmín ya que se trata de una planta que crece a su aire sin grandes requisitos. 

Como tenemos que realizar un buen hoyo de plantación para el trasplante del jazmín, lo primero que tenemos que hacer es protegernos pies y manos y coger la azada para realizar el agujero que variará en función del tamaño de nuestro jazmín, pero lo suficientemente grande para que entre el cepellón sin problemas. 

A la hora de trasplantar el cepellón tenemos que tener cuidado de que no se nos mueva el cepellón. En nuestro caso contamos con un sustrato de muy buena calidad, pero si no se puede añadir un poco de sustrato universal y materia orgánica como el estiércol. Hasta que el jazmín agarre, en unas dos o tres semanas, lo tenemos que regar frecuentemente que iremos reduciendo a medida que la planta arraigue. También le aplicaremos abono líquido al agua de riego una vez al mes en primavera y verano.

La reproducción del jazmín

Para reproducir el jazmín utilizaremos la técnica del acodo. Se trata de clavar un tallo en la tierra, a veces sucede de forma natural, y,  al quedar bajo tierra comienza a brotar de nuevo y echar raíces. Cuando la nueva planta comienza a tener tallos y crecer, se puede cortar y obtener una nueva planta de jazmín.

No os preocupéis si al principio parece que no crece mucho, es porque les cuesta acostumbrarse a su nuevo espacio, pero al de dos años comenzará a crecer y florecer sin parar. Disfruta de tu nuevo jazmín tras el trasplante del cepellón o su reproducción por acodo.