Poda

Podas de finales de invierno

Podas de finales de invierno

Autor:

A continuación veremos diferentes podas de finales de invierno: podas de las gramíneas, podas del avellano y podas del laurel.

A medida que el invierno va llegando a su fin, deberemos realizar diferentes podas en el jardín. A continuación veremos 3 podas de finales de invierno que se deberán realizar en esta época, es decir, serán las últimas podas del invierno.

Poda de las gramíneas

Cuando el invierno está llegando a su fin, las gramíneas suelen tener un aspecto pajizo. Este aspecto es un complemento estético que aportan las gramíneas, pero con la llegada del fin del invierno, hay que podarlas al ras. Para ello, se puede utilizar la tijera de dos manos e ir haciendo la poda manualmente. Puede resultar un trabajo un poco cansado, de modo que se puede simplificar utilizando un cortasetos.

Cuando hayamos realizado toda la poda de las gramíneas, deberemos recoger toda la paja que se ha cortado y se podrá reutilizar para hacer compostaje. De esta manera, lograremos que las gramíneas vuelvan a lucir con todo su esplendor en los siguientes meses.

Poda del avellano

Puede ocurrir, que tengamos un avellano que haya sido injertado con otra variedad, o simplemente una variedad de avellano. En este caso, se recomienda realizar la poda de los chupones de base.

Esta poda se realizará a todas las ramas que salen en la base del árbol. Así se logra que el tallo principal del avellano adquiera toda la fuerza suficiente para un buen crecimiento.

Poda del laurel

La poda del laurel se puede realizar con un cortasetos, ya que puede ocurrir que tenga una gran envergadura. Para realizar la poda del laurel, se recomienda empezar por la zona inferior e ir subiendo a medida que se va realizando la poda.