Reproducción

Multiplicacion sencilla por esquejes

Multiplicacion sencilla por esquejes

Autor:

En esta ocasión vamos a realizar una multiplicación sencilla por esquejes, una tarea de jardinería ideal para practicar con niños por sus cualidades didácticas. 

En esta ocasión intentaremos captar adeptos a la jardinería entre los más jóvenes de la casa: os enseñaremos una técnica muy sencilla para reproducir cierto tipo de plantas.

Emplearemos filodendro, unas plantas muy comunes en nuestras casas y que solemos utilizar para decorar debido a su atractivo porte colgante. Pero para sorpresa de muchos, os diremos que estas plantas no son colgantes sino trepadoras. Para trepar, estas plantas han desarrollado en los tallos unas pequeñas raíces que se irán introduciendo lentamente en la corteza de los árboles; de esta forma, la planta puede ir trepando y cuando llega a la copa del árbol, que es donde hay más luz, podrá florecer.

Pero a nosotros no nos interesa la flor de esta planta ya que a lo que nos vamos a dedicar es a reproducirla, de forma que obtengamos pequeñas plantas que podremos regalar a familiares y amigos.

Paso a paso

Reproducción por acodoPaso 1
Vamos a comenzar con el proceso de reproducción y lo primero que necesitaremos es una buena tierra. Nosotros utilizaremos un sustrato universal, una mezcla de turba que ya está preparada para que las plantas puedan crecer perfectamente. Después de poner tierra en los cuatro tiestos, sacaremos los esquejes que necesitemos de una de las plantas que tenemos en casa. Para ello, seleccionaremos las partes que tienen raíz; es decir, cogeremos una hoja con su correspondiente tallo y un poco de raíz. Llevamos la hoja a una de las macetas y la introducimos en la tierra presionando ligeramente, obteniendo una nueva planta en potencia.

Reproducción por acodo - paso 2Paso 2
Repetiremos la misma operación hasta completar el resto de los tiestos. El siguiente paso, también muy importante, consiste en regar la tierra, ya que si la dejásemos seca, las raíces no podrían seguir creciendo. Procuraremos que la tierra esté simplemente húmeda, no encharcada, ya que el exceso de agua podría ahogar las plantas.De esta forma tan sencilla podréis reproducir las plantas de vuestra casa.