Reproducción

Reproducir plantas colgantes variegadas

Reproducir plantas colgantes variegadas

Autor:

Reproducir plantas colgantes y variegadas: a continuación veremos dos plantas muy atractivas por su porte colgante y sus hojas variegadas.

Las dos plantas que veremos en este briconsejo de jardinería, se caracterizan por su porte colgante y por tener unas hojas que aportan un toque variegado en color blanco y verde.

2 plantas variegadas y colgantes

Planta del incienso o plectranthus madagascariensis

La planta del incienso, tal y como dice su nombre, se caracteriza sobre todo por el olor a incienso que desprende. Si colocamos esta planta en un lugar de paso, al pasar junto a ella se apreciará el olor a incienso que tiene.

Además, otra característica muy llamativa es su vigor. Esta planta colgante tiene un desarrollo espectacular llegando a hacer unos efectos cortina espectaculares. Cuanto mayor sea el tamaño del contenedor utilizado, mayor será el desarrollo que tendrá la planta del incienso.

Como planta colgante, es una opción muy buena ya que el efecto que crea es espectacular. Así todo, es difícil combinarla con otras plantas, precisamente, por esa vigorosidad que tiene.

En cuanto a las hojas, lo más característico es los dos colores que tiene: el color blanco y el color verde. Y una vez que los brotes han crecido y se han desarrollado, en las puntas comienzan a aparecer las flores en color blanco.

Glechoma hederacea variegada

Esta segunda planta se caracteriza por tener unos brotes muy ligeros y un desarrollo bastante vigoroso. Tiene las hojas en un tono verde muy pálido y unas manchas en color blanco que le dan un toque de luminosidad.

Si la comparamos con la planta del incienso, no es tan densa como la anterior. Así todo, tiene un porte colgante y un vigor muy importante. Y por ello, esta planta se está poniendo de moda por Europa para utilizar en los cestos colgantes y buscar efectos etéreos y silvestres.

Reproducción de las plantas

Las dos plantas que hemos visto se pueden reproducir mediante esquejes. Para ello, bastará con cortar unos brotes de las plantas e introducirlos en sustrato. Con el tiempo, les crecerán raíces y deberemos realizar pequeños trasplantes a contenedores más grandes.

Fotografía de Les Serres Fortier (Algunos derechos reservados)