Comportamiento

Comunicación felina: Las orejas

Comunicación felina: Las orejas

Autor:

Comunicación felina: las orejas. El gato se comunica a través de gestos, sonidos y movimientos. Las orejas son una de las claves para entenderlos.

Las orejas de los gatos son muy flexibles y pueden realizar multitud de movimientos. Pueden girarse 180º, moverse hacia arriba, hacia los lados, hacia delante o hacia atrás, transmitiendo distintos mensajes que servirán para entender mejor a nuestro felino.

Si las orejas se encuentran hacia arriba, relajadas y moviéndose con tranquilidad escuchando los sonidos de alrededor, significa que el gato está relajado y a gusto.

Sin embargo, unas orejas muy tiesas y ligeramente inclinadas hacia delante significa que el gato está inquieto, alerta, pendiente de alguna presa, o muy interesado por algo.

Cuando está enfadado gira las orejas hacia atrás y cuando está muy enfadado o a la defensiva, dispuesto a atacar, coloca las orejas en posición horizontal, un signo de protección en caso de pelea, para evitar posibles heridas.

No obstante, a estos gestos comunicativos se le suman muchos otros: el movimiento de la cola, de los bigotes, la posición del cuerpo... Todo forma parte del lenguaje corporal del gato, que también utiliza los sonidos para comunicarse.