Consejos

Por qué no poner un cascabel al gato

Por qué no poner un cascabel al gato

Autor:

Te damos varias razones por las que no poner un cascabel al gato. ¡Él te lo agradecerá!

¿De dónde viene la expresión de "Quién le pone el cascabel al gato"? El origen de esta popular frase se encuentra en la famosa fábula de un poeta inglés que contaba cómo un grupo de ratones buscando solución contra un gato que les acechaba, proponen ponerle un cascabel al gato para poder oirle y escapar, una idea que en teoría parecía genial pero en realidad difícil de poner en práctica. Y es que este ruidoso accesorio marca la presencia del gato, que por naturaleza es un sigiloso cazador, y ayuda a huir a sus presas como pájaros o ratones.

Gatos famosos del cine y televisión también han conseguido popularizar la imagen del gato con collar de cascabel. En muchas tiendas de animales encontramos estos cascabeles como un accesorio estético para nuestro lindo gatito. Además de la estética otra de las razones por las que se pone cascabel al gato es por localización, para tener controlado al animal y poder localizarlo más fácilmente en caso de que se pierda o escape.

Sin embargo, para el gato llevar cascabel supone un ruido continúo que además de molesto puede perjudicar su salud.

3 razones para no poner un cascabel al gato

Si quieres cuidar la salud del gato ponerle un cascabel no es la mejor opción. Éstas son algunas razones:

Estrés
Los gatos son animales que adoran la tranquilidad y la calma, y tener un cascabel haciendo ruido con cada movimiento para ellos resulta muy estresante y les produce nerviosismo.

Deterioro de la audición
Los gatos tienen un sentido auditivo muy desarrollado y aunque para ti el tintineo del cascabel emita un sonido suave para ellos tenerlo colgado en el cuello cerca del oído puede resultar bastante más fuerte y molesto perjudicando su audición.

Frustración
El gato es un animal juguetón y un sigiloso cazador por naturaleza. Al ahuyentar a todas las presas con el sonido del cascabel para el gato puede ser una auténtica frustración y volverse un animal apático que no desarrolla su instinto.

Tags relacionados mascota gatos