Razas

Británico

Británico

Autor:

Existen multitud de razas de gato por el mundo y por ello, en esta ocasión, os mostramos toda la información y los cuidados necesarios para tener un gato británico de pelo corto en casa.

Familia: Británico
Grupo: Categoría III (Gatos Pelo Corto, Somalí y Esfinge)
Origen: Gran Bretaña
Tamaño: Medio

Historia del británico

El "British Shorthair" es uno de las razas de gatos más antiguas de la Historia, ya que desciende de los felinos del Egipto de los faraones. En el siglo XIX comenzó su "nueva andadura" al ser criado y expuesto en Londres, lo que le otorgó una gran fama entre la sociedad de la época.

Pero será en el siglo pasado, concretamente la década de los 50, cuando el gato británico de pelo corto fue cruzado con su homónimo persa (la intención era que ganase robustez), dando como resultado esta raza británica tal y como la conocemos hoy en día.

Rasgos físicos del británico

Su cuerpo es robusto, musculoso y compacto, pudiendo llegar a pesar de 4 a 8 kg. Con unos miembros cortos y muy fuertes, el gato británico de pelo corto posee unos ojos grandes, redondos y bien separados.

Pero si por algo destaca esta raza, es por el color de su pelaje. Las diferentes tonalidades cromáticas de las que hace gala su pelo llegan hasta las diecisiete, divididas en seis grupos: sólidos, escama de tortuga, bicolores con blanco, tricolor, Tabby, y por último, el que reúne a los ahumados, sombreados y chichilla o plateados. De todos ellos, el más famoso es el Británico Azul. Además, su pelo es corto, tupido y con un subpelo que le protege de las bajas temperaturas.

Comportamiento del británico

Esta raza posee las siguientes cualidades: alegría, tranquilidad, independencia, afectividad, paciencia, inteligencia, etc. Asimismo, tiene una fuerte personalidad y gran capacidad de decisión. Adquiere la madurez cuando su edad ronda los 2 o 3 años. Por otro lado, es un gran cazador y tiende a ser sociable con otros ejemplares de su especie, o incluso con otras, como los perros. Puede amoldarse perfectamente tanto a la vida en la ciudad como en el campo.

Salud y cuidados del británico

Al haber desarrollado su vida en condiciones climáticos hostiles, sobre todo en forma de bajas temperaturas, su sistema inmunitario se ha visto reforzado con el paso de las décadas, llegando a ser muy eficiente en la actualidad.

No requiere excesivos cuidados en lo que al pelo se refiere, es suficiente con cepillárselo y peinárselo semanalmente, aunque en época de muda habrá que prestarle una mayor atención.