Razas

Gato himalayo

Gato himalayo

Autor:

El gato himalayo es una raza de gato surgida del cruce entre persa y siamés. Es un gato de cuerpo redondo y sedoso pelo fino.

Grupo: Categoría (Exótico/Persa)

Origen: Estados Unidos - Suecia

Tamaño: Medio

Historia del gato himalayo

El gato Himalayo o Persa Colorpoint nace a finales de la década de los 40 en Estados Unidos y Suecia, fruto del cruce entre dos razas: Persa y Siamés. Existe una teoría que indica que el Birmano también participó en esta combinación, pero esta creencia no se sustenta en una base sólida.

Esta mezcla fue realizada a propósito por dos doctores de la Universidad de Harvard, que tenían como objetivo crear un gato que fuera físicamente parecido al Persa y con el color del Siamés. Se le bautizó con el nombre de "Himalayo", que responde al gran parecido que tiene el color de sus manto con el del conejo himalayo.

Rasgos físicos del gato himalayo

De cuerpo redondeado, este gato guarda un gran parecido con su homónimo Persa. De hecho, las características físicas son prácticamente las mismas: su cabeza es ancha y redonda, la nariz aplastada y las patas son fuertes y de escasa longitud. Además, su pelaje es largo, brillante, sedoso y fino, presentando un "collar" de pelo alrededor del cuello.

Del Siamés ha heredado otras características: el color azul brillante, el tamaño y la forma redondeada de los ojos; un cuerpo robusto, de tamaño medio y compacto; y un manto de pelo que se caracteriza por poseer manchas oscuras en diversas partes del cuerpo, como patas, orejas, cola y cara.

Comportamiento del gato himalayo

El gato de raza Himalaya es afectuoso, simpático, juguetón, obediente y muy inteligente. Es extrovertido y mantiene una relación muy cercana con los más pequeños de la casa, así como con otros animales, sean o no de su especie. Es muy hogareño, con lo que es una mascota muy aconsejable si vivimos en un apartamento.

Tiene una capacidad de aprendizaje muy desarrollada, interioriza rápidamente las enseñanzas de su amo. Además, es una mascota que destaca por su curiosidad, cuando percibe o descubre algo que para él es desconocido, no se detendrá hasta saber de qué se trata. No se caracteriza por maullar en exceso y parece estar envuelto en una aureola de tranquilidad.

Cuidados del gato himalayo

Para cuidar su excelente manto de pelo, es fundamental cepillarlo todos los días con un peine de metal. De esta forma, además de mantener su pelaje limpio y brillante, evitamos que se le formen bolas de pelo que podrían ser peligrosas si las ingiriese. A su vez, conviene bañarle cada 15 días o como mínimo, una vez al mes.