Razas

Gato Oriental

Gato Oriental

Autor:

¿Qué sabes de la raza de gato oriental? No te pierdas el siguiente artículo y descubre todos sus cuidados, su origen y sus rasgos físicos.

Grupo: Categoría IV (Orientales)
Origen: Tailandia
Tamaño: Medio

Historia del oriental

El origen del gato Oriental, también conocido como Extranjero, se encuentra en el sudeste de Asia, concretamente en Tailandia. Por su parentesco, en un principio fue considerado un Siamés que no se ajustaba al prototipo hasta que tiempo después se distinguió el Oriental como raza de origen y el Siamés como una variedad coloreada de éste.

A finales del siglo XIX ambas razas de gato llegaron a Gran Bretaña hasta que en 1920 tomó el nombre propio de Oriental en Inglaterra y, más tarde, en 1976 en Estados Unidos. Los criadores ingleses empezaron a interesarse especialmente por esta raza a partir de 1950 y los americanos a mediados de los años 70, momento en el que la raza fue reconocida oficialmente. En 1977 se aceptó al Oriental de pelo corto para participar en campeonatos y en 1995 se introdujo la versión de pelo largo.

Rasgos físicos del oriental

El gato Oriental tiene un porte elegante y refinado. De tamaño medio, esta mascota puede pesar entre 4 y 6,5 kg. Presenta una estructura oriental que se distingue por un cuerpo estilizado, aunque musculoso, y miembros alargados. Tanto las patas como la cola son largas y finas y sus pies pequeños.

Se caracteriza por una cabeza equilibrada de forma triangular, un cráneo ligeramente convexo y un cuello esbelto. Tiene un mentón mediano y una nariz larga y recta. Las orejas son grandes, anchas en la base y finas en la punta. Sus impactantes ojos, oblicuos y de forma almendrada, son de color verde esmeralda. Existen variaciones de color azul como el Oriental Blanco y de amarillo o cobre en gatos de pelo rojo y crema.

En general, su pelaje destaca por ser fino, sedoso, brillante y bien pegado al cuerpo. Existen dos versiones de gatos orientales en función de esta característica, los de pelo largo y corto. Según su color se dividen en cuatro categorías. Los sólidos son uniformes sin sombras ni marcas y pueden ser blancos, negros, marrones, azules, lilas, rojos o crema.

Los sombreados o Tortie presentan sobre el color base manchas crema o beige. Los atrigados o Tabby tienen rayas en cuatro patrones: anchas (Blotched), finas (Mackerel), redondeadas (Spotted) y jaspeadas (Ticked). Los bicolores son de color blanco además de cualquier otro color.

Comportamiento y cuidados del oriental

Esta raza tiene un carácter singular. Destaca por su inteligencia, aprende con rapidez y es muy curioso. No te sorprendas si es capaz de planear pequeñas astucias como abrir un cajón o una puerta. Es activo, divertido e imprevisible aunque también algo temperamental y orgulloso.

Respecto a su cuidado, hay que tener en cuenta que es un animal sensible y fiel que demanda mucho afecto y atención a su amo. Es muy sociable y no le gusta nada la soledad por lo que necesita actividad para no aburrirse. Conviene dedicarle todos los días tiempo para jugar con él. No te olvides de su pelaje e invierte también en un buen cepillado diario para mantenerlo sano y bonito.