Razas

Cymric

Cymric

Autor:

¿No conoces la raza de gato cymric? No te pierdas el siguiente artículo y disfruta con todas las curiosidades de este gato.

Grupo: Categoría III - Pelo corto y Somalí
Origen: Gales
Tamaño: Mediano

Origen e historia del Cymric:

Esta raza surgió en los años 60, después de que ejemplares de gatos Manx sufrieran una serie de mutaciones genéticas. Por lo tanto, se puede considerar que son de la misma familia, aunque se diferencian en que el Cymric tiene el pelo semilargo y suave al tacto, mientras que el Manx posee un pelaje más corto.

El Cymric es una de las razas de gatos más antiguas que existen. Su aparición no se debe a la manipulación humana, sino que responde a una causa natural. Los primeros cachorros de esta familia felina comenzaron a nacer dentro de camadas de Manx. Posteriormente, el Cymric, que en la lengua celta significa "Gales", fue reconocido oficialmente por la CFA.

Rasgos físicos del Cymric:

De tamaño mediano y cuerpo rechoncho, este gato parece un peluche. La forma de su cabeza es redonda y destaca por poseer unos mofletes bien marcados. Sus orejas son espaciadas, mientras que los ojos son grandes, redondos y de diversos colores relacionados con el pelaje: cobrizos brillantes, tonos azul oscuro o uno de cada color. Las patas traseras son más fuertes y largas que las delanteras.

Su pelo largo es suave y brillante, de mayor longitud en la parte posterior del cuerpo. Además cuenta con un subpelo muy espeso, diferente al del gato Persa, ya que es más corto y fácil de peinar. En cuanto al color, podemos encontrar varias combinaciones: agutí, sombreados, sólidos, carey, etc. si bien es importante apuntar que no se han aceptado las formas himalaya, el lila y el chocolate.

Quizá, la característica física más determinante de esta clase de gato es que carece de cola, al igual que el Manx. Según los científicos, esta ausencia se debe a una mutación espontánea. Existen 3 variedades de Cymric en función del tipo de cola que posean: Rumpy, sin cola y con un hueco en su base; Stumpy, que solamente posee algunas vértebras de ellas; Longy, en la que se atisba una pequeña cola, más corta que en el resto de las razas de gatos.

Comportamiento y cuidados del Cymric:

Es cariñoso, amistoso y tranquilo, con el que se puede convivir cómodamente ya que no te creará ningún problema. También destaca por ser sociable y simpático, por lo que se relaciona perfectamente con perros, otros gatos y con los niños, convirtiéndose en el compañero de juegos ideal.

Destaca por su gran inteligencia y curiosidad, con lo que deseará que su amo le entretenga y le proporcione los estímulos que sean necesarios. Tiene un andar gracioso, ya que se desplaza dando pequeños saltos. Ya en el exterior, se divierte persiguiendo a insectos y roedores, y escalando por los árboles. Se asemeja a los perros en el hecho de que le gusta jugar a traer cosas que le tira su amo.

Evita las peleas y discusiones, se comunica con un tono de maullido silencioso, gruñirá por lo bajo si algo le disgusta, le gusta dormir en lugares altos y tiene tendencia a seguir a su dueño allá donde vaya. Siente predilección por los objetos brillantes y no es raro que coleccione piezas de plástico y prendas que brillen.

En cuanto a los cuidados, necesita que su pelaje sea cepillado semanalmente, así como administrarle parafina o preparados de malta cada quince días con el fin de evitar que se formen bolas de pelo.

Sabías que el Cymric...

Los gatos sin cola sufren un trastorno neurológico congénito, denominado espina bífida, que interfiere en el normal funcionamiento de los nervios. El gen que determina que el Cymric no posea cola, también impide el cruce de ejemplares de la misma raza. Por lo tanto, y para que se consiga la perpetuación de esta raza, los cruces se suelen realizar con mininos de cola larga.

Tags relacionados gatos raza de gato consejos gato