Salud

Toxoplasmosis

Toxoplasmosis

Autor:

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa causada por el parásito Toxoplasma gondii confundible con la gripe.

Sin embargo, en el caso de las embarazadas y las personas con problemas de inmunodeficiencia esta infección puede ser más peligrosa si no se toman algunas precauciones.

Hay distintas formas de infectarse por toxoplasmosis: 

Tomando agua o alimentos crudos infectados (carne poco hecha, hortalizas y verduras sin lavar, huevos crudos), a través del contacto oral con heces de gato infectadas o por trasmisión congénita.

Aunque muchos animales, entre ellos el ser humano, pueden ser portadores del parásito de la toxoplasmosis, sólo el gato lo puede trasmitir en su forma contagiosa. Pero esto no significa que las mujeres embarazadas que tengan un gato en casa corran el peligro de ser infectadas, ya que para ello tendrían que darse varias circunstancias poco comunes al mismo tiempo.

Casos para que se de la toxoplasmosis:

- El gato debe comer previamente carne cruda infectada o algún animal infectado, como un ratón o un pájaro. Por lo tanto, es muy difícil que un gato casero se infecte si no sale a la calle y come comida preparada.

- Cuando el gato ingiere el parásito, éste se reproduce en su intestino y los huevos se eliminan a través de las heces. Por lo tanto, para contagiarse, habría que coger las heces con las manos y después llevárselas a la boca.

- El gato sólo podrá liberar el parásito en las heces una vez en su vida y durante un par de semanas, es decir, no podrá liberarlo de nuevo aunque vuelva a infectarse.

- Para que el parásito que se encuentra en las heces resulte contagioso debe estar 24 horas en contacto con el aire, algo que no sucederá nunca si limpiamos la bandeja a menudo.

Es más fácil contraer la enfermedad a través de los alimentos, si se comen crudos, poco hechos o sin lavar, que infectarse a través del gato. Para prevenir basta con recoger los excrementos del gato a menudo y hacerlo utilizando guantes, una pala y lavándose las manos después. Para estar más segura, una opción es relegar la tarea de limpiar la bandeja del gato a otra persona durante el embarazo.

El desconocimiento y la desinformación en cuanto a esta enfermedad y su contagio a través de los gatos ha provocado muchos abandonos, una medida excesiva y totalmente innecesaria ya que los gatos pueden convivir sin ningún problema con mujeres embarazadas.

Tags relacionados gatos salud gatos