Salud

Lipidosis hepática o síndrome del hígado graso en gatos

Lipidosis hepática o síndrome del hígado graso en gatos

Autor:

¡Controla el peso de tu mascota! La obesidad en gatos puede derivar en problemas de salud graves como la lipidosis hepática felina o síndrome del hígado graso que requiere tratamiento urgente.

Además de la alimentación, hay factores que favorecen la obesidad en gatos como los desajustes hormonales o tratamientos de esterilización en gatas para no tengan el celo. Sea por la razón que sea, si un gato está obeso puede tener serios problemas de salud y por eso hay que controlar el peso.

¿Cómo saber si tu gato está obeso?

Si tiene aspecto rechoncho, si se pasa los dedos por las costillas y no se notan es porque tiene una capa de grasa subcutánea sobre ellas y les cuelga en la tripa una riñonera de grasa. Si tenéis dudas de si tu gato está obeso solo tienes que consultar con el veterinario que por su peso y características podrá determinar si es así o no.

¿Qué es la lipidosis hepática felina o síndrome del hígado graso?

El problema de un gato obeso es que todos sus órganos internos están imbuidos de grasa. Si un gato obeso deja de comer (por diferentes causas como estrés, resfriado, ruido de obras cercanas...) se produce una gran movilización de grasas en su sangre y el suero, que de un gato normal es ligeramente rosáceo, se vuelve amarillento y eso es señal de alto contenido de grasas y daño en el hígado.

Esta enfermedad que se conoce como lipidosis hepática felina o síndrome del hígado graso, es muy grave y puede producir la muerte del animal si no se trata a tiempo. El objetivo es ponerle en tratamiento urgente y que vaya perdiendo grasa hasta alcanzar su peso óptimo.

Ante cualquier síntoma de problema de salud conviene llevar a la mascota a la consulta del veterinario para que sea un profesional quien evalúe el estado y posible tratamiento del problema específico de cada animal.

Tags relacionados gatos salud gatos gato