Aves

Recuperación de pingüinos heridos

Recuperación de pingüinos heridos

Autor:

Conoceremos la historia de dos pingüinos con heridas en las patas que necesitan ayuda de plantillas y zapatos ortopédicos para volver a andar con normalidad.

Casos de dos pingüinos heridos:

El primer caso, se trata de un pingüino papúa, que con dos meses se cayó del nido y de hirió la pata provocándole una herida más grave. Necesitaban curar la herida y que el ave volviese a andar con normalidad. Gracias a una clínica especializada en podología pudieron crear una plantilla.

Ahora puede nadar, bucear y saltar. Se maneja perfectamente y con gran rapidez. Los pingüinos si ven alrededor que uno de ellos está débil, quiere decir que en la naturaleza los depredadores les pueden atacar antes por lo que le rechazan. Hasta ellos mismos le podrían matar para sobrevivir. Así es su instinto, tienen que defenderse.

Segundo caso de pingüino herido:

Se trata de un pingüino rey. Este tipo incuba un solo huevo a diferencia del resto de especies. Lo incuba sobre sus patas durante casi dos meses. Se lo va intercambiando con la hembra pero en este caso, el macho ha permanecido mas tiempo con el huevo.

Esto ha provocado que se le hayan hecho unas pequeñas heridas en las patas de estar tanto tiempo apoyado con el huevo. Es por ello, que le van a crear una plantilla o zapato ortopédico para que no le duelan los talones, que es dónde apoya todo el peso la mayoría del tiempo.

¿Sabías que...?

En el reino animal, una madre puede llegar a sacrificar su propia vida por sus crías. Pero, paradójicamente, también es capaz de rechazar e incluso matar a alguno de sus cachorros. Muchas hembras eliminan a su propia descendencia si nacen con deformaciones o heridas, para destinar sus recursos a las otras crías y asegurar su supervivencia.

En algunos casos la enfermedad no se aprecia a simple vista pero el sexto sentido de la madre le advierte de que algo no va bien en el desarrollo de su cachorro.

* Vídeo de Mascoteros

Tags relacionados aves mascoteros animales salvajes