Peces

Ciclo biológico del acuario

Ciclo biológico del acuario

Autor:

En todo acuario se forma un ecosistema y para que éste se mantenga saludable es necesario respetar el ciclo biológico del acuario.

Los deshechos orgánicos (restos de comida, plantas y excrementos de los peces) se convierten en amoniaco, una sustancia muy tóxica para los peces. Ésta es transformada en nitritos por unas bacterias nitrificantes llamadas nitrosomas. Los nitritos, que también son tóxicos para los peces aunque en menor medida, son convertidos posteriormente por otro tipo de bacterias (nitrobacter) en nitratos, unas sales minerales que sirven de alimento para las plantas y que son inofensivas para los peces, salvo en concentraciones muy altas (a partir de los 50 mg/l).

Este ciclo ocurre de forma natural en todos los acuarios pero no se desarrolla inmediatamente, si no que necesita un tiempo para establecerse: en el ambiente no hay bacterias suficientes para completar el ciclo y transformar los deshechos, hay que esperar a que crezcan, se reproduzcan y pueblen el acuario. Este proceso puede durar hasta seis semanas. Sin embargo, hay formas de acelerarlo, utilizando bacterias comerciales, un producto que contiene millones de bacterias nitrificantes vivas que pueblan el acuario en tan solo 24 horas y que debe añadirse según la proporción marcada por el fabricante.

Las bacterias nitrificantes viven de forma natural en el acuario y el filtro. Forman colonias enormes y se fijan a cualquier superficie del acuario, así como en los materiales filtrantes. Hasta que este proceso haya concluido (de forma natural o utilizando bacterias comerciales) no se pueden introducir los peces en el acuario, ya que con el tiempo los desechos producidos por ellos y los restos de comida formarían una concentración de amoniaco imposible de transformar sin las bacterias suficientes. Al cabo de unos días un gran número peces morirían.

Una vez se haya completado el ciclo biológico y el acuario esté en funcionamiento, es necesario mantener los niveles de estas sustancias a 0. La mejor forma de hacerlo es realizando cambios parciales de agua de forma regular.

Amoniaco (NH3): Es muy tóxico aun en concentraciones mínimas. Esta sustancia debilita y disminuye las defensas de los peces frente a las enfermedades y provoca una hinchazón en las branquias que puede causarles la muerte por asfixia.

Nitritos (NO2): A partir de 0,15 mg/l el nitrito ya puede suponer un peligro grave para los peces. Entre otros efectos produce una disminución del nivel de oxígeno en la sangre del pez y una irritación considerable en la piel y branquias.

Nitratos (NO3): Son beneficiosos para las plantas, que los utilizan como abono, e inofensivos para los peces hasta los 50 mg/l. Los invertebrados son más sensibles y no suelen tolerar un nivel superior a los 10 mg/l. Para eliminar el exceso de nitratos es necesario cambiar regularmente el agua del acuario y para mantener el nivel es importante incluir un gran volumen de plantas.

Tags relacionados ciclo biológico acuario