Reptiles y anfibios

Sapillo de vientre rojo

Sapillo de vientre rojo

Autor:

El principal rasgo de este sapo es el color rojo intenso de su vientre combinado con manchas negras, de ahí su nombre de sapillo de vientre rojo.

Mascota: Anfibio
Familia: Bombinatóridos (Bombinatoridae)
Grupo: Anura
Origen: Siberia, China y Corea
Tamaño:

También conocido con el nombre de "sapillo de vientre de fuego oriental", este anfibio proviene de Asia, concretamente de Siberia, China y Corea. Su hábitat natural son las zonas encharcadas y con una vegetación acuática abundante. Suele vivir en regiones costeras y que presentan una climatología templada. Incluso, después de grandes precipitaciones, puede aparecer en los pequeños charcos que se hayan podido formar.

Rasgos físicos:

Sin duda, su característica principal es el color rojo intenso de su vientre combinado con manchas negras, de ahí el nombre de "sapillo de vientre rojo". Por otra parte, su dorso es habitualmente de color verde o marrón, con motas negras, verrugoso al tacto y con pequeñas espinas.

Las dos extremidades traseras son más largas y fuertes que las delanteras, lo que le permite nadar y saltar con mayor facilidad. Mientras que las patas traseras tienen cinco dedos unidos por una membrana, las delanteras poseen solamente cuatro falanges. De ojos saltones y con una lengua plana, la bombina orientalis puede llegar a medir de 5 a 8 cm.

Comportamiento:

Es una especie esencialmente acuática, aunque si el clima es húmedo puede salir a descansar a las zonas terrestres colindantes. Utiliza la intimidación como táctica de defensa: si se ve amenazada, adoptará una postura en la que mostrará su vientre de color rojo intenso a su atacante, esperando que este último desista en su intento. Si no consigue su objetivo de ahuyentar al enemigo, segregará una sustancia lechosa, tóxica y con sabor amargo, capaz de repeler cualquier ofensiva.

Alimentación:

Los anfibios son omnívoras en fase de renacuajo, alimentándose de restos de algas plantas (detritívoras) y restos animales (saprófagos) y en su etapa adulta de una gran variedad de pequeños invertebrados, como grillos, saltamontes, moscas, mosquitos, gusanos de seda, tenebrios etc.. que caza tanto en la tierra como en el agua.

Si se utilizan complejos vitamínicos-minerales para nutrirle, hay que tener especial cuidado en no abusar de ellos, ya que podrían ser perjudiciales para su salud.

Reproducción e hibernación:

Estos anfibios se reproducen normalmente en primavera, tras el paso de las lluvias y la llegada del buen tiempo. El macho comienza su cortejo emitiendo sonidos apenas perceptibles para el oído humano. La hembra acude a su encuentro y después de proceder al acto de copulación, los huevos se fecundan y son liberados. A posteriori, y pasados 8 o 10 días, nacerán los renacuajos.

La hibernación es un proceso muy beneficioso para la salud de la bombina orientalis, así como un requisito indispensable para poder llevar a cabo satisfactoriamente la reproducción. El periodo de letargo puede llegar a durar de 8 a 12 semanas, en el cual, se debe exponer al anfibio a un clima frío (como máximo a 10ºC).

Mantenimiento:

El tamaño del acuaterrario va a depender del número de ejemplares que vayan a convivir. Debe de tener dos zonas: una terrestre, que ocupará aproximadamente dos terceras partes del recipiente y en el que se recreará un entorno natural (con musgo, plantas, troncos, etc.); y otra acuática, con una profundidad que girará en torno a los 3-4 cm.

No es condición indispensable disponer de una iluminación especial, puede servir con la luz del sol que penetre por la ventana. Tiene que gozar de una buena ventilación y disponer de un filtro que mantenga limpia el agua. Por último, la temperatura media debe rondar los 17-19ºC.