Reptiles y anfibios

Salamanquesa común

Salamanquesa común

Autor:

La Salamanquesa común (Tarentola mauritanica) es un reptil popular en los países del Mediterráneo. ¡Aprende más sobre ella!

Mascota: Reptil
Familia: Gecónidos (Gekkonidae)
Grupo: Squamata
Tamaño: 12-16 cm

Hábitat natural de la salamanquesa

Los gecónidos, gecos o salamanquesas son una familia de reptiles muy extensa y variada que habita en climas templados y tropicales. En Europa la especie más conocida es la salamanquesa común, que habita principalmente en los países del Mediterráneo Occidental, además de Portugal. También hay algunas poblaciones aisladas introducidas por el hombre en el norte de África, América y en la zona mediterránea oriental. Es abundante en toda la Península Ibérica, salvo en la zona norte, aunque su presencia destaca especialmente en Andalucía y Levante, debido al clima.

Rasgos físicos de la salamanquesa

La salamanquesa común mide entre 12 y 16 cm., es de complexión robusta y cuerpo aplanado, con el dorso cubierto de escamas. La cabeza, ancha y ligeramente triangular, acaba en un hocico redondeado y está coronada por unos prominentes ojos de pupilas verticales, que se dilatan en la oscuridad para mejorar la visión. La cola, larga y espinosa, es regenerativa y si la pierde volverá a salir. Sus dedos planos contienen unas pequeñas láminas adhesivas que le permiten sujetarse en superficies verticales y totalmente lisas como el cristal, o incluso boca abajo.

La coloración de este gecko varía entre el pardo oscuro y el gris claro, según la luz a la que se exponga y el material donde se sitúe, pero también puede ser totalmente negro o con motas. El vientre es de color claro, amarillento.

Comportamiento de la salamanquesa

Aunque puede habitar en zonas templadas y no excesivamente frías, prefiere los lugares cálidos y soleados. Vive en cualquier sitio donde pueda encontrar refugio, troncos de árboles, rocas, edificios, cuevas... siempre que disponga de grietas y resquicios por los que esconderse.

Es una especie muy ligada al ser humano, que podrá encontrarlo frecuentemente en la pared o en el techo de su casa, en muros o tapias, sobre todo alrededor de los focos de luz, donde acude para alimentarse de los insectos que se sienten atraídos hacia ella. Caza a sus presas con gran agilidad y movimientos veloces. Es carnívora y se alimenta de invertebrados como arañas, mariposas, saltamontes, hormigas, libélulas, moscas, mosquitos...

Es un reptil de costumbres nocturnas aunque le gusta calentarse al sol por la mañana, por eso en los meses de verano es más normal verlas durante el día. Es muy territorial y no dudará en mantener una cruel lucha con cualquier congénere que intente invadir su espacio.

Alimentación y cuidados de la salamanquesa

Aunque no es muy común tener salamanquesas en cautividad, éstas tienen un gran contacto con las personas, por lo que no sería raro encariñarse con alguna de ellas. En ese caso, hay que proporcionarle un terrario acorde a su ambiente natural y con el espacio suficiente para corretear tranquilamente. Es carnívora, por lo que se alimentará principalmente de insectos como hormigas, moscas y mosquitos, o también grillos y saltamontes si es lo suficientemente grande. Es muy importante que nunca le falte agua fresca.

En la galería de fotos vemos algunas imágenes de la Salamanquesa Común.

Tags relacionados mascotas reptiles y anfibios