Reptiles y anfibios

Dragón barbudo

Dragón barbudo

Autor:

Aprende más sobre el Dragón barbudo, un lagarto de la especie de saurópsido escamoso originario de las zonas desérticas de Australia.

Mascota: Reptil
Familia: Agámidos (Agamidae)
Grupo: Escamosos (Squamata)
Origen: Australia
Tamaño: Mediano

Procedencia y hábitat del Dragón Barbudo:

El dragón barbudo pertenece al género Pogona, que engloba a los lagartos terrestres y semiarborícolas, y que está incluido en la familia de los agámidos, un grupo de saurios escamosos. Su origen se encuentra en el outback australiano, es decir, en el interior semiárido de Australia, así como en los desiertos y sabanas del suroriente de dicho país.

Habita en regiones desérticas y semidesérticas, en zonas rocosas y áridas, aunque también pueden encontrarse ejemplares en bosques abiertos.

Rasgos físicos del Dragón Barbudo:

dragón barbudoAl igual que el resto de los agámidos tiene la cabeza grande, las patas fuertes y la cola larga. Los machos son más grandes que las hembras llegando a medir 60 cm. cuando son adultos incluyendo la cola, que suele alcanzar la mitad de la longitud total. Pesan alrededor de medio kilo.

Su cabeza es triangular y está rodeada por una serie de escamas espinosas (aunque no punzantes) bajo el cuello, semejantes a una barba y responsables de su nombre. En época de reproducción o ante una situación amenazadora muestran sus espinas inflando la papada, que se vuelve negruzca. Al mismo tiempo abren la boca y alzan la cola para parecer más peligrosos.

Su cuerpo es algo aplanado dorsalmente y presenta a ambos lados las mismas escamas espinosas que luce en la barba. Puede ser de color castaño, pardo, gris, amarillo, rojo o anaranjado, y en ocasiones cambia ligeramente de tono para regular su temperatura corporal. A lo largo de la espalda tiene dos filas de manchas.

Comportamiento del Dragón Barbudo:

El dragón barbudo es un reptil simpático y sociable. Es bastante dócil y se deja manipular sin mayores problemas aunque hay que tratarlo con suavidad para que no se estrese. Es muy curioso y activo, sobre todo por el día ya que son de costumbres diurnas. Aunque se trata de un animal pacífico es muy territorial.

Terrario para un Dragón Barbudo:

El dragón barbudo es terrestre semiarborícola y necesita un terrario más largo que alto. Por ello, la longitud debe ser de 90 cm. como mínimo, la profundidad de 30-40 cm. y la altura de 40 ó 50 cm. Debe estar bien ventilado y sellado correctamente para evitar fugas. El sustrato en su ambiente natural es la arena, pero en cautiverio es mejor utilizar conchilla para acuarios o arena gruesa, ya que con arena común pueden intoxicarse por ingesta. Cuando son jóvenes lo mejor es utilizar tiras de papel o césped artificial.

Por otro lado, el dragón necesita un lugar donde esconderse y un área de reposo. Se pueden utilizar rocas limpias y troncos para construir cuevas, que deberán estar bien fijadas para evitar cualquier posible derrumbamiento.

Es aconsejable que la zona de reposo esté iluminada por la luz natural para que el animal pueda descansar tomando el sol. No obstante, hay que tener en cuenta que, pese a ser animales procedentes del desierto, pasan las horas más calurosas del día en escondites frescos y, por lo tanto, deben tener acceso a algún lugar fresco para poder regular su temperatura corporal. También es importante que el sol no incida directamente en el terrario, pues podría recalentarse alterando la temperatura del habitáculo.

Durante el día la temperatura debe mantenerse entre los 25º en la parte más fresca y los 30º en la zona cálida, sin descender de los 21º por la noche. Como fuentes de calor se puede utilizar un bulbo cerámico o un spot, sobre todo en invierno.

Como todos los animales diurnos necesitan rayos ultravioleta para sintetizar la vitamina D, responsable de la fijación del calcio. Por eso es necesario colocar un tubo UV especial para reptiles que deberá estar encendido durante al menos 12 horas al día. Además, hay que cambiar el tubo de vez en cuando siguiendo las especificaciones del fabricante, puesto que la cantidad de rayos ultravioleta que emite disminuye progresivamente con el paso del tiempo. Durante la noche, la luz debe estar apagada para no provocarle estrés.

El terrario no debe estar nunca mojado.

Alimentación y cuidados para el Dragón Barbudo:

dragón barbudoSon animales omnívoros, es decir, se alimentan de insectos y vegetales. Cuando son jóvenes la proporción es del 50% pero cuando llegan a la edad adulta su dieta pasa a ser casi exclusivamente vegetariana. Pueden comer grillos, saltamontes y gusanos un máximo de dos veces por semana mientras que los vegetales deben estar a su disposición las 24 horas del día. Comen escarola, zanahoria, acelga, calabaza y algunas frutas como mangos, manzanas o peras. Hay que evitar ciertos alimentos como la espinaca y la lechuga. También es recomendable suplementar su alimentación con complejos vitamínicos y calcio.

Debe tener a su alcance en todo momento un recipiente poco profundo de agua fresca.

El dragón barbudo tiene un metabolismo muy rápido y defeca varias veces al día. Es totalmente necesario recoger las heces diariamente para evitar parásitos y limpiar el terrario completamente al menos 4 veces al año.

Por otro lado, aunque es un animal dócil y fácil de tratar, hay que manipularlo siempre cuidadosamente, con mucha paciencia y delicadeza, procurando primero que se acostumbre a su cuidador. Para cogerlo hay que colocar la mano en la tripa, situando el dedo pulgar rozando la espalda del animal.