Reptiles y anfibios

Gecko de cola de hoja (Uroplatus)

Gecko de cola de hoja (Uroplatus)

Autor:

Información y consejos para tener un gecko de cola de hoja.

Mascota: Reptil
Familia: Gecos o gecónidos (Gekkonidae)
Grupo: Squamata
Origen: Madagascar
Tamaño: 25-30 cm.

El género uroplatus pertenece a la familia de los gecos y engloba distintas especies endémicas de Madagascar. Los lugareños, guiados por las supersticiones, los denominan "Taha-fisaka", que en el dialecto malgache significa demonio o diablo.

Su nombre en castellano, geco de cola de hoja, se debe a la técnica que utilizan cuando están reposando para defenderse de los posibles depredadores: se camuflan entre el follaje de los árboles tendiendo su cola, que imita una hoja seca.

Rasgos físicos:

Hay 10 especies dentro del género Uroplatus: alluaudi, ebenaui, fimbriatus, guentheri, henkeli, lineatus, malahelo, malama, phantasticus y sikorae.

Miden alrededor de 20 cm. y todos comparten una serie de características como sus grandes y prominentes ojos de pupila vertical, el cuerpo alargado y la gran cabeza de forma triangular. Pero sobre todo, lo que les distingue de otras especies es su cola, comprimida y plana, con aspecto de pala, que imita una hoja seca.

Los uroplatus son expertos en el arte de la mimetización, cambiando de color y dibujo según la superficie donde se encuentren.

Comportamiento:

Aunque la técnica más utilizada por estos reptiles para defenderse es el camuflaje, tienen otros recursos. Si no consiguen engañar al depredador, levantan y mueven la cola para atraer su atención y evitar que ataquen otras zonas de su cuerpo. Después podrá desprenderse de ella y regenerarla.

Los Geckos de cola de hoja son animales de costumbres nocturnas, ya que se alimentan y desarrollan toda su actividad por la noche. Se mueven lentamente y son bastante apacibles, aunque los machos suelen tener peor genio y ser muy territoriales.

Terrario:

Los uroplatus necesitan un terrario amplio, más alto que ancho, ya que son arborícolas y tienden a trepar por las ramas. Requieren un alto nivel de humedad, entre el 70 y el 83%, y una temperatura moderada que puede variar entre los 18 y los 30º según la especie.

La vegetación debe ser abundante. Aunque se encuentran más cómodos en un ambiente natural también se pueden utilizar plantas artificiales de seda. Lo más apropiado son las plantas vivas de hojas anchas, que no requieren demasiada luz. Pueden incluirse también paneles de corteza de árbol para que puedan trepar por ellos así como ramas de distintos grosores para decorar el terrario basándonos en su hábitat natural. Las ramas de bambú son la mejor elección para que puedan reposar sobre ellas cómodamente.

Hay que tener en cuenta que los materiales deben soportar la elevada humedad del terrario y por lo tanto, es mejor utilizar aluminio o cristal, ya que la madera se deteriora fácilmente.

Para cubrir el suelo se puede utilizar un sustrato de turba, sin fertilizantes, o de tierra semi-húmeda, sin piedras ni perlitas. Basta con cubrir la base del terrario con 5 cm. de sustrato, aunque es recomendable instalar un sistema de drenaje que filtre el agua acumulada para evitar que el suelo se encharque y se formen nidos de bacterias.

La vivienda del uroplatus debe estar bien ventilada, de lo contrario la humedad y la temperatura propiciarán la aparición de mohos y hongos. Aunque es un animal de costumbres nocturnas se puede colocar un foco del tipo UVA-B que le proporcionará el calcio y las vitaminas necesarias para su correcto desarrollo. Como son animales arborícolas y apenas tocan el suelo, la iluminación debe situarse en la parte de arriba.

Los uroplatus son muy territoriales y no es conveniente tener más de un macho en el mismo terrario.

Cuidados y alimentación:

Para mantener el terrario húmedo y que los reptiles se encuentren cómodos hay que pulverizar el terrario diariamente con agua. Ellos aprovecharán las gotas que cuelgan de las hojas y ramas para beber, aunque también es recomendable que tengan siempre un recipiente con agua por si acaso.

Los uroplatus son principalmente insectívoros y les gusta cazar a sus presas en movimiento, por lo que se alimentarán de grillos, saltamontes, polillas, gusanos de seda¿ El tamaño de los insectos debe ser proporcional al tamaño de los gecos, que se alimentarán dos o tres veces por semana si son adultos. De vez en cuando hay que suministrarle suplementos multivitamínicos y calcio.

Observaciones:

La especie más conocida es el Uroplatus Henkeli, un gecko muy resistente que se acostumbra con mayor facilidad a la vida en cautiverio. Es de tamaño considerable, pudiendo alcanzar los 28 cm. en época adulta, y un gran imitador de su entorno. Su color varía entre los distintos tonos de marrón y blanco.