Reptiles y anfibios

Serpiente Rey de California (Lampropeltis getulus californiae)

Serpiente Rey de California (Lampropeltis getulus californiae)

Autor:

Ficha de la serpiente Rey de California (Lampropeltis getulus californiae). Información y características de la Serpiente Rey de California (Lampropeltis getulus californiae).

Mascota: Reptil
Familia: Colúbridos (Colubridae)
Grupo: Escamosos (Squamata)
Origen: Baja California
Tamaño: 120 cm.

Conocida en inglés con el nombre de "California King Snake", esta serpiente pertenece a la familia de los colúbridos (colubridae) y al grupo de los escamosos (squamata). Su nombre, "Lampropeltis", significa "Escudo brillante" (Lampro = brillante, Peltis = escudo). Se distribuye por la Baja California, coste este de Norteamérica, Nevada, Utah, Colorado, Oregón y Arizona. Su hábitat natural son los bosques, desiertos, estepas, riberas, costas y bosques de coníferas.

Rasgos físicos:

Su cuerpo es delgado y alargado, pudiendo medir de 100 a 120 centímetros. Normalmente es de color negra y posee de 30 a 50 anillos amarillos o blancos repartidos por todo el cuerpo de forma perpendicular. Podemos encontrar una variedad albina (de color blanca), que es bastante común. Su esqueleto consta de entre 100 y 400 vértebras, agrupadas en pares y adaptables, los que les permite escalar, enrollarse y desplazarse en forma de "S".

No existe ningún tipo de dimorfismo sexual, con lo que si queremos saber el sexo de nuestra serpiente deberemos llevarla a un especialista. En su hábitat natural tiene una esperanza de vida de aproximadamente 10 años, mientras que, en cautividad, pueden llegar a vivir hasta los 20 años.

Comportamiento y cuidados:

Es una clase de serpiente dócil y solitaria, aunque busca compañía en la época de hibernación: este periodo suele comenzar en diciembre, con lo que tres semanas antes hay que irles preparando, suspendiéndoles el alimento con el fin de evitar problemas de índole digestivo; se le disminuirá la temperatura gradualmente durante dos semanas, manteniéndola en un lugar oscuro, a 10-15 ºC; es importante proporcionarle agua, ya que seguirá consumiéndola, evitando así una posible deshidratación; una vez finalizado el proceso de hibernación, se le irá aumentando poco a poco la temperatura durante quince días. A los ejemplares que se encuentren débiles o enfermos no hay que dejarles que hibernen, con lo que habrá que seguirles alimentando para conseguirlo.

Durante la mañana y después del atardecer es muy activa. Muda su piel en invierno, con lo que habrá que tener especial cuidado en que no deje de alimentarse. Es tranquila, aunque habrá que tener cuidado, ya que si se le molesta puede atacar. En su hábitat natural, matan a su presa enredándose alrededor de ella, asfixiándole. No ve bien de lejos, aunque de cerca posee un magnífica visión, pudiendo localizar fácilmente a su presa. Además, su sentido del oído está muy desarrollado, escuchando con facilidad sonidos de baja frecuencia y sintiendo las vibraciones tanto de sus objetivos, como de las posibles amenazas que puedan acecharle.

Alimentación y reproducción:

En su hábitat natural suele alimentarse de roedores, lagartijas, huevos, ranas o aves. Es ofiófaga, es decir, se alimentan de otras serpientes, sean venenosas o no, ya que poseen una cierta tolerancia al veneno hemotóxico de las mismas, aunque no son inmunes. Si una serpiente venenosa, por ejemplo la de cascabel, le muerde, puede provocar su muerte al de pocas horas.

En cautividad, se les puede suministrar un ratón cada doce o quince días como alimento. Es conveniente que estos ratones hayan sido recientemente sacrificados o que estén congelados, con el fin de que no ataquen a nuestra serpiente. Podemos espolvorear a los roedores con algún suplemento vitamínico o de calcio, comercializadas en tiendas especializadas. Cuando están en edad juvenil, se les puede alimentar a base de "pinkies", una o dos veces por semana. Después de darles de comer no es recomendable manipularlas, habrá que dejarles un tiempo de 48 como mínimo, con el objetivo de no provocarles estrés o vómitos.

En relación a su reproducción, esta serpiente alcanza su madurez sexual a los 2 años, aproximadamente. Durante los meses de marzo y junio se aparean, depositando los huevos (de 3 a 24 unidades) entre mayo y agosto. Tras 6 - 10 semanas nacerán las crías, que medirán de 20 a 25 cm., de las que la madre se desentenderá en un principio. En cautividad, pueden poner huevos 2 veces al año y antes de que esto se produzca es conveniente que hayan pasado por el periodo de hibernación.

Terrario:

El terrario tiene que ser adecuado al tamaño de nuestra serpiente, que pueda estirarse dentro de él: si es para un ejemplar adulto, las medidas bien podrían ser de 60 x 40 x 30 centímetros; en el caso de que esté en edad juvenil, con un recipiente de 30 x 20 x 15 cm. sería suficiente. No es conveniente permitir que dos o más ejemplares convivan en el mismo terrario, ya que podrían pelearse. Solamente se podrán juntar para aparearse.

Se le debe suministrar un refugio donde esconderse, compuesto por pequeñas rocas o bien, utilizando un recipiente oscuro. También podemos facilitarle troncos o algunas ramas con el fin de que pueda trepar. No necesita una humedad alta, con un 40 - 50% bastaría. Debe tener dos lados: uno caliente, con una temperatura de entre 28 - 29,5 ºC; y otro frío, a 22 - 24 ºC. El sustrato es un elemento muy importante dentro del terrario y debe ser suave, compuesto por fibra de coco, papel de periódico, hojarasca, corteza o pasto sintético.