Reptiles y anfibios

Pitón bola

Pitón bola

Autor:

Existen muchas variedades de serpientes, por ello, en esta ocasión os mostramos toda la información de la pitón bola.

Mascota: Reptil
Familia: Boidae
Grupo: Ofidios
Origen: África Occidental
Tamaño: 1,30 - 1,50 m

Procedencia y hábitat:

Esta especie tiene su origen en la zona occidental del continente africano. Su hábitat natural se encuentra en el trópico, en latitudes que se caracterizan por temperaturas estables de 22 a 30º C durante todo el año marcado por las épocas de lluvias desde abril hasta noviembre.

Las sabanas son su lugar de residencia preferida, zonas con escasos árboles y con agua. Esta pitón habita escondida bajo el tronco de árboles caídos y en madrigueras en la tierra o también se pueden encontrar en la cima de los árboles. Aunque esta especie es terrestre, también se desenvuelve bien en el agua donde puede pasar varios días.

Rasgos físicos:

La pitón bola no tiene un tamaño excesivo, cuando es adulto su longitud oscila entre 1,30-1,50 m y su peso puede ser superior a 1,5 kg. Los machos suelen ser más pequeños y menos pesados que las hembras. Ambos sexos se caracterizan por tener un cuerpo corto pero de musculatura fuerte.

Su hermoso aspecto está marcado por diferentes patrones de atractivos colores. Su cabeza es parda oscura en la parte superior con una raya clara a cada lado desde el hocico hasta las sienes y blanco marfil en la inferior. Pueden presentar manchas más oscuras en tonos amarillentos. Existen 62 variaciones genéticas que permiten encontrar a la pitón bola en diferentes formas y colores como normal, albino, platino, rayado genético, caramelo, caballo pío, payaso, fantasma o selva.

Comportamiento de la pitón bola:

Su nombre viene por su curioso comportamiento de defensa. Ante las amenazas, esta pitón reacciona enroscándose en forma de bola y escondiendo la cabeza entre sus anillos. Es una especie muy tímida, de carácter inofensivo y poco agresivo. Estas características y su buena adaptación a la cautividad la convierten en una de las pitones más habituales y deseadas como animal doméstico.

Tienen una larga esperanza de vida, pudiendo vivir entre 20 y 30 años. Durante la muda de la piel, que dura de una a dos semanas, el aspecto de la pitón bola se altera. Sus ojos se vuelven más opacos y su piel adquiere un aspecto más apagado. Hasta que termina el proceso no recuperará su apariencia normal ni el apetito.

Es una especie constrictora, cazadora de pequeños mamíferos. Detecta a sus presas gracias a las fosetas térmicas que presenta en la boca, 4 o 5 hendiduras que actúan como detectoras de calor. Ahoga estrangulando a su víctima con los anillos del cuerpo y, cuando su corazón deja de latir, la suelta y la engulle entera.

Reproducción de la pitón bola:

La hembra pitón alcanza la madurez sexual a los 4 o 5 años. Puede poner entre 4 y 12 huevos pasados 3 o 4 meses de la copulación con el macho. Después de incubarlos durante 60-90 días en algún lugar húmedo se produce la eclosión. La cría tarda entre 2 y 3 días en salir del huevo y cuando nace ya es autosuficiente para alimentarse.

El terrario para la pitón bola:

El terrario no necesita tener grandes dimensiones. Será suficiente con un tamaño de 100 x 50 x 50 cm. para un adulto y de 80 x 50 x 50 cm para una pitón bola joven. Un terrario semi-tropical es el ideal para simular el clima de su lugar de origen. La humedad relativa debe mantenerse entre 60-90% para evitar problemas con la muda, para ello se rocía con agua 2 o 3 veces por semana. La temperatura diurna debe oscilar entre 26 y 32º mientras que la nocturna hay que bajarla a 24º. Las placas térmicas de cerámica, focos de luz o infrarrojos ayudarán a conseguir las condiciones óptimas.

La ventilación es importante pero hay que evitar las corrientes de aire. Respecto a la iluminación, al tratarse de una especie nocturna con vista infrarroja, basta con que el terrario esté en un espacio con una ventana o se pueden utilizar lámparas especiales para estos animales.

Como accesorios básicos se dispondrán ramas y troncos para que el animal pueda enroscarse y frotarse para realizar la muda. Conviene confeccionar un refugio con plantas artificiales y además disponer en una zona fresca una cubeta con agua tibia del tamaño suficiente para que la pitón pueda bañarse además de beber. Los mejores sustratos para el terrario son el papel de periódico o la fibra de coco que deben cambiarse todos los días.

Cuidados y alimentación de la pitón bola:

La pitón bola adulta come principalmente pequeños ratones, ya que son animales que no exceden el ancho de la culebra. Uno a la semana será suficiente para cubrir sus necesidades ya que suele pasar varios días después sin ingerir alimento. Mejor evitar las aves por presentar excesivas plumas y los hamsters por tener demasiado pelo. Hay que tener en cuenta que en la época de muda no querrá comida y no hay que forzarle.

Para cuidar la salud de nuestra pitón conviene que un veterinario especializado la revise cada uno o dos meses por si pudiera tener parásitos como gusanos o protozoarios. Hay que tener especial cuidado con ellos ya que pueden transmitir enfermedades no sólo al animal sino también al dueño. Por ello conviene desparasitarla 2 veces al año. También pueden presentar otros problemas como estomatitis o infección de boca, neumonía o una mala muda.

Precauciones:

Respecto a su trato, permite ser manipulada fácilmente cuando se ha acostumbrado a su ambiente. A pesar de ser mansa, los movimientos bruscos o un agobio excesivo pueden ponerla nerviosa. Se debe coger por el centro del cuerpo de forma suave pero firme. Conforme adquiera confianza con el dueño el animal será irá volviendo menos huidizo. En caso de que se enrosque con fuerza al cuello o a alguna extremidad, se debe mantener la calma y desenroscarla con cuidado.

Tags relacionados pitón bola python regius serpiente