Consejos

No a la amputación estética en animales

No a la amputación estética en animales

Autor:

¡No a la amputación estética en animales! Prácticas como cortar las orejas o cola de los perros son una intervención quirúrgica totalmente innecesaria.

El origen de la amputación de orejas y cola en perro surgió con razas fuertes de perros que participaban en actividades ilegales como peleas y combates, para eliminar los puntos débiles que podían atacar otros perros. Por otra parte, la amputación por fines estéticos se originó por capricho humano para cumplir el canon de perros de raza como marcan los concursos de belleza caninos, como en el caso de los Pitbull, Dogo Argentino, Dobermann o Boxer.

Hay muchas razones para prohibir la amputación estética en animales. La primera que no es necesaria y supone riesgos físicos y trastornos sociales en el amputado. La intervención no siempre es realizada por profesionales y supone un riesgo quirúrgico innecesario para el animal aún aplicándose anestesia local contra el dolor. Hay criadores y personas sin conocimientos médicos que les someten al dolor sin anestesia, además de que una mala operación y falta de cuidados adecuados en el postoperatorio pueden derivar en problemas como dolor crónico,  infecciones en la cicatriz u oído medio, suturas mal hechas, cicatrices hipertróficas, heridas abiertas...  Las infecciones por mutilación de cola podrían llegar a los huesos y afectar a la columna; en casos graves, el animal podría llegar a fallecer por infección generalizada (septicemia). Con la amputación de la cola y orejas se corta, además de la piel, tejidos como nervios, cartílagos y vasos sanguíneos; de hecho, la cola al ser una continuación de la columna vertebral está compuesta por vértebras que actúan como timón manteniendo su equilibrio. 

Hoy en día, aún hay dueños que solicitan la amputación a sus veterinarios, que no se limita solo a cola y orejas, también piden el corte de cuerdas vocales para evitar que ladre dejando al perro mudo, o en el caso de los gatos la amputación de garras para evitar que arañen, cortando la primera falange de los dedos y que pueden derivar en infecciones y deformación de las patas.

Junto al aspecto físico, la amputación de estos elementos les puede dificultar su relación social con otros de su especie ya que el lenguaje corporal, junto con los olores y sonidos, son parte fundamental para su comunicación.

En España no hay una norma estatal que prohiba de forma expresa la amputación estética de animales por lo que cada comundiad autonóma tiene la capacidad de su permiso o prohibición. En concreto, está prohibida en 7 comunidades autónomas: Madrid, Navarra, Aragón, Andalucía, Cataluña, Murcia y Comunidad Valenciana. En ellas se especifica la prohibición de mutilaciones "con fines exclusivamente estéticos o sin utilidad" y sólo se reconocen las practicadas por veterinarios en caso de necesidad médico-quirúrgica, por exigencia funcional o castraciones.

Aunque en el resto no, cada vez más veterinarios se niegan a realizarles esta práctica a pesar de la petición de los dueños. Piden al Colegio General de Veterinarios de España que impulse una norma activa que impida agresiones animales como la mutilación de las colas en perros que los tienen especialmente largos, el corte de cuerdas vocales en perros labradores o la desungulación en gatos.

Tags relacionados perros